Repensar la colección: nuevas atribuciones en Renacimiento y barroco

262
Joan Yeguas

La remodelación de la colección de arte del Renacimiento y barroco, inaugurada en enero de 2018, permitió recuperar muchas obras de arte que hacía años que permanecían en el almacén de reserva. Muchas ya se habían expuesto anteriormente en las salas permanentes, ya fuera de forma puntual en remodelaciones anteriores (como la de 2004) o por sustituciones temporales debidas a préstamos para exposiciones foráneas. Sin embargo, otras nunca se habían expuesto, en algunos casos porque no estaban en condiciones y necesitaban una restauración.

Renaixement i Barroc

Revisión de las obras de la colección

El hecho de remover una colección obliga a una revisión detallada de todo el conjunto de obras de arte que se tienen que exponer, de las que se quitan y de las que se pueden sustituir en un futuro a las que hoy forman parte del discurso. Todas están sujetas al estudio historiográfico y es necesario que tengan un cartel que informe al público del título y la autoría, entre otros aspectos. Por este motivo, los conservadores recogemos y velamos de forma continuada por los datos fehacientes de que disponemos para difundirlos al público. Asimismo, también investigamos y proponemos algunos cambios.

Atribuciones inéditas

En un artículo de la revista Acta/Artis: Estudis d’Art Modern, hago una crónica de la remodelación de 2018 y también aprovecho para repasar muchas de las obras que conforman el fondo de armario de la colección, dejando de lado las más conocidas y que a menudo eclipsan al resto. En esta tarea he querido hacer explícito el trabajo llevado a cabo por M. Margarita Cuyàs, jefa del Departamento de Arte de Renacimiento y barroco del Museu Nacional entre 1980 y 2013.

Cuyàs realizó atribuciones, aún vigentes, y que todavía permanecen inéditas, motivo por el cual las damos a conocer al público: Santa Faz del círculo de Albrecht Bouts, que sigue el modelo de una vera icona realizada por Jan van Eyck; dos naturalezas muertas con frutas y pájaros de Tommaso Realfonzo, “Masillo” (Naturaleza muerta con granadas, uva, pájaros y una ardilla y Naturaleza muerta con granadas, manzanas, peras, uva, higos y pájaros); Retrato de joven con peluca de Nicolás de Largillière: San Pedro Mártir de Lluís Gaudin, identificado como parte de un retablo que el pintor realizó para el convento de Santa Caterina de Barcelona en 1616, entre otros. Una pieza especialmente interesante es la Mujer joven durmiendo adjudicada a Jean-Baptiste Santerre, una mujer joven adormecida que se parece a María Adelaida de Saboya (1685-1712), madre de Luís XV de Francia, cuyo modelo se debe relacionar con un grabado de Nicolás Château realizado en 1710, donde se representa a la misma joven en la misma postura y con el mismo vestido y turbante.

Jean-Baptiste Santerre, Dona jove dormint, anterior a 1710. Museu Nacional d’Art de Catalunya, Barcelona

Jean-Baptiste Santerre, Mujer joven durmiendo, anterior a 1710

Nicolas Château (gravador), Jean Baptiste Santerre (inventor,) Dona jove dormint, 1710. Bibliothèque nationale de France. Cabinet des Estampes, París

Nicolas Château (grabador), Jean Baptiste Santerre (inventor), Mujer joven durmiendo, 1710. Bibliothèque nationale de France. Cabinet des Estampes, París

Los últimos artistas incorporados a la colección

En un capítulo final reviso atribuciones y sugiero otras nuevas. El Retrato de la infanta Catalina Micaela, lo otorgo a Jan Kraeck (Harleem, hacia 1540 – Turín, 1607), también conocido con su nombre italianizado: Giovanni Caracca. Catalina Micaela de Austria era hija del rey Felipe II, casada en 1585 con Carlos Manuel I de Saboya, retratada por Kraeck, pintor holandés activo en la corte de los Saboya.

Jan Kraeck, Retrato de la infanta Catalina Micaela, entre 1584-1585

Jan Kraeck, Retrato de la infanta Catalina Micaela, entre 1584-1585

Jan Kraeck, Retrat de la infanta Caterina Miquela, cap a 1585. Col·lecció particular.

Jan Kraeck, Retrato de la infanta Catalina Micaela, hacia 1585. Colección particular

Otra obra interesante es Adoración de Cristo con la familia Ayala, atribuida al flamenco Juan de Roelas (hacia 1570 – Olivares, 1625). Se destaca la presencia de cuatro miembros de una familia como donantes, identificados con los condes de Ayala por un motivo heráldico que aparece entre las joyas, seguramente en el momento de la concesión del título nobiliario (1602), hecho que coincide con la edad de todos los retratados.

Juan de Roelas, Adoración de Cristo con la família Ayala, hacia 1602. Detalle de las joyas que caen del cofre

Juan de Roelas, Adoración de Cristo con la família Ayala, hacia 1602. Detalle de las joyas que caen del cofre

Juan de Roelas, Santa Anna ensenya a llegir la Verge, entre 1610-1615. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Detall de la punta de coixí que cau del calaix.

Juan de Roelas, Santa Ana enseña a leer a la Virgen, entre 1610-1615. Museo de Bellas Artes de Sevilla. Detalle de bolillos que caen del cajón. Foto: Pepe Morón

Los Niños mendigos, al anónimo y naturalista llamado “Maestro de la tela jeans”, activo en el norte de Italia a finales del siglo xvii. La representación de la pobreza, con una mirada curiosa y distante, se puso de moda en la pintura europea de aquella época.

Maestro de la tela jeans, Niños mendigos, entre 1680-1700

Maestro de la tela jeans, Niños mendigos, entre 1680-1700

El cuadro Presentación de la Virgen en el Templo, es una escena religiosa que transcurre en una escenografía. Para la perspectiva arquitectónica, Carlos Moreno Toledo (estudiante en prácticas del museo), identificó que el pintor usaba una obra del holandés Hans Vredeman de Vries realizada en 1557. Para el tipo de composición majestuosa de figura de pequeño formato y rápida pincelada, la obra se tiene que situar en el entorno de Alberto Carliere (Roma, 1672-1720).

Círculo de Francesco Terilli, Cristo crucificado, entre 1600-1625

Círculo de Francesco Terilli, Cristo crucificado, entre 1600-1625

Una imagen de marfil de Cristo crucificado con un buen trabajo anatómico nos remite a obras cercanas al círculo de Francesco Terilli (natural de Feltre y activo entre 1575 y 1635). También es interesante la cruz, seguramente de ámbito castellano, con diferentes instrumentos de la Pasión: corona de espinas, clavos, dados, pinzas, martillo, cráneo, una mano o columna salomónica de la Flagelación con gallo encima.

Atribuido a Cristóbal García Salmerón, San Bruno, entre 1650- 1660

Atribuido a Cristóbal García Salmerón, San Bruno, entre 1650- 1660

Cristóbal García Salmerón, Sant Bartolomé, siglo XVII. Museo del Prado, Madrid

Cristóbal García Salmerón, Sant Bartolomé, siglo XVII. Museo del Prado, Madrid

Por último, también he analizado obras que actualmente se encuentran en el almacén de reserva, como Los israelitas en el desierto que adjudico al estilo tardío de Antonio Maria Vassallo (Génova, hacia 1620 – muerto en Milán después de 1664), o un magnífico San Bruno, que se inspira en una escultura del mismo santo realizado por Manuel Pereira en 1652 para la fachada de la hospedería que tenían los cartujos del Paular en Madrid. Esta pintura se tiene que asignar al pintor Cristóbal García Salmerón (Cuenca, hacia 1603 – Madrid, hacia 1666), porque su estilo es idéntico, por la manera de realizar el rostro y el drapeado de la ropa, al de sus apóstoles actualmente conservados en el Museo del Prado.

Enllaços relacionats:

Nueva presentación del Renacimiento y Barroco

¡Estrenamos Renacimiento y Barroco!

Cuatro historias de Renacimiento y Barroco

Curiosidades de la colección: Renacimiento y Barroco

Escenas de Semana Santa de la colección de Renacimiento y Barroco

 

 

Joan Yeguas
Art del Renaixement i Barroc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.