Museos hoy y mañana: abiertos por defecto

708
Conxa Rodà

Desde mi laaaaaarga experiencia como profesional de museos, os puedo recomendar una cosa: estar abiertos. Lo que se desdobla en dos: abrir los ojos y abrir la mente.

Hace falta tener los ojos bien abiertos para ver qué hacen los otros: otros museos, otras instituciones culturales y otros más allá de nuestro sector. Hacer benchmark, es decir, hacer una buena prospectiva. Hacer tanta red como se pueda. Aprender de los mejores. Estar en modo de formación continua.

Dentro del museo abramos los ojos para ver qué hacen, necesitan o pueden desear los compañeros de trabajo.

Sobre todo, abramos los ojos para ver qué hacen los visitantes dentro del museo y en nuestras plataformas digitales, cuáles son sus expectativas, necesidades, frustraciones o éxitos.

Observar, estudiar y analizar el recorrido de los visitantes —el Visitor Journey—, y detectar las carencias para poder emprender las mejoras necesarias. Los datos son una materia en bruto valiosa. Tienen que ser interpretados, estudiados, compartidos y tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones. Es decir, hay que analizar los datos, no solo recogerlos 😉

Abrir la mente

Abrir la mente a nuevas vías de trabajo colaborativo, abrir la mente a la innovación, hacia nuevas maneras de conectar con el público y hacia el cambio digital.

No nos instalemos en el “ir haciendo” acomodaticio. Salgamos de la zona de confort, probemos cosas nuevas, experimentemos, fracasemos, mejoremos e iteremos, y empecemos de nuevo un ciclo virtuoso de mejora.

Abramos los datos. Como digo a menudo, los datos recogidos con dinero público tendrían que ser accesibles y estar a disposición del público. Liberarlos significa el enriquecimiento colectivo. Se van ampliando los buenos ejemplos de museos a seguir por lo que respecta a la apertura de datos: el Rijksmuseum, SMKel Met el Getty, recientemente el Cleveland Museum of Art, y muchos más que vendrán.

También hace falta estar preparados para batallar: el avance no viene exento de dificultades en el camino…

 

Habilidades necesarias

Visto todo esto, ¿cuáles son, hoy en día, las habilidades necesarias para los profesionales de museos? Además de la capacitación digital (véase la infografía anterior), hacen falta habilidades soft como:

  • capacidad para trabajar en equipo
  • habilidades de negociación (diplomacia, paciencia y liderazgo)
  • empatía para ponerse en la piel del visitante, del usuario
  • arquitectura de información y escritura de calidad para ser leída en pantalla
  • dominio de la construcción de relatos —storytelling—, creación de narrativas transmedia y estrategia de contenidos multiplataforma para ayudar realmente a los visitantes a realizar conexiones significativas con las colecciones y su historia e historias detrás
  • capacidad de comunicación oral e idiomas
  • análisis e interpretación de datos
  • flexibilidad y adaptabilidad para afrontar lo inesperado
  • curiosidad para explorar y aprender
  • ser capaz de mirar más allá de la propia parcela o entorno
  • visión estratégica
  • y… un poco de sentido del humor nunca perjudica 😉

Tenemos una gran tarea por delante: ampliar el conocimiento y el uso de nuestras excelentes colecciones y mejorar la experiencia de nuestros visitantes.

La recompensa es alta: ¡los usuarios!

La medalla de oro… ¡usuarios y comunidades satisfechas!

Mejores museos, más visitantes

Enlaces recomendados

Hacia un procomún de datos, blog CCCBLab

De la digitalización a los datos abiertos: el reto para las instituciones culturales. Ana Álvarez, 2016.

Open access can never be bad news, Merete Sanderhoff, 2017

A Digital Europe needs Digital Skills, European Commission, 2017

 

Conxa Rodà
Estratègia i Transformació Digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.