El Palacio Nacional, un edificio con mucha historia /2

4.457
Montse Gumà y Sandra Esteban
con la colaboración de Marta Mérida

Durante la Guerra Civil, el Palacio Nacional se desaloja y las obras se trasladan a Olot y Darnius. Algunas piezas, en 1937 viajan a París para formar parte de una exposición de arte medieval catalán. Acabado el conflicto, en el año 1939, vuelven a su lugar de procedencia. En la planta baja del Palacio vuelven las obras de arte románico, gótico, del Renacimiento y del Barroco.

Desalojo del Palacio Nacional a causa de la guerra. Foto: Arxiu Fotogràfic dels Museus d’Art. Joan Vidal i Ventosa

Llegada a la estación de Francia de las obras procedentes de París. Foto: Arxiu Fotogràfic dels Museus d’Art. Carlos Pérez de Rozas

A causa de los desperfectos que sufrió la cubierta del edificio durante la guerra, se consideró desalojar la colección de pintura y escultura de los siglos  XIX y XX, que tenia que ocupar de nuevo la planta alta. Se trasladó a la Ciudadela. Entonces se inició la gradual degradación del edificio, el cual, a pesar de alguna reforma en los años 60, 70 y 80, se fue deteriorando.

En 1966 se instala el Museo de Creámica en el primer piso y se reforma en 1979, en 1973 se abre una nueva presentación de la colección de románico, en 1981 cambia la instalación de gótico y en 1986, la de Renacimiento y Barroco. A este proceso de degradación del edificio se le añadió la incertidumbre sobre el futuro del museo.

1965

Obras y reparaciones en la cubierta en febrero de 1965. Foto: F. Closa Alegret

Reparaciones en el exterior en marzo de 1968. Foto: Arxiu F. Closa Alegret

Obras en la escalera principal en agosto de 1970. Foto: Arxiu Fotogràfic dels Museus

1973

Trabajos para la nueva instalación de románico en 1973

En mayo de 1985 se aprueba el Plan de museos de la ciudad de Barcelona de Lluís Domènech, que consolidaba el Palacio Nacional como sede del gran museo de arte catalán que ya había sido durante los años treinta.

Anteproyecto de Gae Aulenti, presentado en julio de 1987

El nuevo proyecto del arquitecto Gae Aulenti deja libre una gran parte del Gran Salón

En 1985 se encarga a la arquitecto Gae Aulenti el proyecto de remodelación del Palacio Nacional y a Joan Sureda el proyecto museológico. El anteproyecto y proyecto básico arquitectónico de Gae Aulenti y Enric Steegman plantea algunas polémicas que muchos recordamos: el uso de la Sala Oval para situar cubículos con algunas pinturas representativas, el derribo de las escaleras de honor, la instalación de un estaño en la misma Sala Oval… El 6 de junio de 1990 se inicia la primera fase de obras de rehabilitación del Palacio Nacional.

Estado de las obras en septiembre de 1991

Limpieza de la fachada principal del Palau Nacional, en febrero de 1992

Estado de las obras en el ala este, en agosto de 1991

La sala del sótano del ala este del Palau Nacional, en febrero de 1992

La zona que ocupaba la antigua escalera de honor del Palau Nacional es una de las que experimentará una transformación más radical

Después de dos años cerrado, en julio de 1992, coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Barcelona, el Palacio Nacional vuelve a abrir sus puertas al público: se muestra la rehabilitación de la Sala Oval, acompañada de la consolidación y adecuación estructural parcial del edificio, y de la rehabilitación de dos salas que alojan dos exposiciones temporales: la Prefiguració del Museu Nacional d’Art de Catalunya y la Col·lecció Raimon Casellas. Entonces, mejoraron los accesos al edificio, con la construcción de las escaleras mecánicas, y el entorno, con el ajardinamiento de algunas áreas y un aparcamiento.

Un vez más, la silueta del Palau Nacional fue el telón de una gran celebración ciudadana. Nominación olímpica de Barcelona el 17 de octubre de 1986

Resultado de las obras del Palau Nacional

En diciembre de 1995, la reinstalación de la Colección de Arte Románico supone la reapertura del museo al público. El proyecto museológico básicamente era cronológico y estilístico. Obras de diferentes técnicas ilustraban la evolución del estilo desde el siglo XI hasta el XIII en Cataluña. El discurso se enriquecía con ámbitos específicos que explicaban aspectos técnicos, formales e iconográficos.

  

En julio de 1997, con la inauguración de la nueva presentación de la Colección de Arte Gótico, cerrada al público desde 1990, se completa la adecuación de la planta baja del edificio y la apertura al público de la colección de arte medieval del museo. En el espacio, se incluye también el arte del Renacimiento, que cerraba la exposición permanente entonces. El discurso museológico, condicionado por la formación de la colección, responde a la voluntad de mostrar la expresión artística catalana y de los territorios más relacionados culturalmente con Cataluña.

 

En marzo de 2002, comienzan las obras de arquitectura y museografía dirigidas por Gae Aulenti y Josep Benedito, que tienen que culminar la rehabilitación del edificio y la adecuación de toda la planta primera para acoger el arte barroco y el arte moderno, y la parte destinada a las futuras oficinas del museo.

Obras dirigidas por Gae Aulenti y Josep Benedito, en marzo de 2002

En diciembre de 2004 finalizan las obras de acondicionamiento del Palacio Nacional. Se trasladan e instalan el Gabinete Numismático de Cataluña, la Biblioteca General de Historia del Arte y las Colecciones de Arte Moderno, hasta entonces en el Palacio de la Virreina, en el convento de los Ángeles y en el Parque de la Ciudadela, respectivamente. En este momento, el fondo patrimonial del museo comprende todas las artes: escultura, pintura, artes del objeto, numismática y medallística, dibujos, grabados, carteles y fotografía, y las colecciones configuran un discurso museológico global del arte catalán, desde las primeras manifestaciones del románico hasta los años cuarenta del siglo XX, o hasta nuestros días con respecto a la fotografía. Además, lo compara con el arte internacional siempre que las colecciones lo permiten. Destaca también la presentación del conjunto de 50 paneles de la sala de baile de la residencia de sir Philip Sassoon, en Park Lane (Londres), obra de Josep Maria Sert, en una pequeña sala anexa a la Sala Oval. Es entonces cuando las oficinas se instalan también en el edificio del Palacio Nacional.

Sala Oval, terraza y vestíbulo del Palau Nacional

En mayo de 2010 se inaugura una nueva remodelación de la Sala de Arte Gótico. En aquel momento fuimos pioneros en el Estado español en utilizar detectores de presencia para el control lumínico.

Remodelación de la Sala de Arte Gótico

En junio de 2011 se inaugura la remodelación de la Sala de Arte Románico.

Remodelación de la Sala de Arte Románico

En 2013, le tocó el turno al vestíbulo, para mejorar la acogida de los visitantes, que, de esta manera, ganaron un nuevo espacio hasta entonces nunca abierto al público: las Terrazas-mirador, que ofrecen una panorámica de 360º sobre la ciudad de Barcelona y descubre lugares y detalles arquitectónicos del Palacio hasta entonces desconocidos.

Apertura del vestíbulo y las Terrazas-mirador al público, en 2013

3298-060

La última parada en este largo recorrido por el Palacio Nacional, cargado de historia, de vicisitudes y de vivencias, es en septiembre de 2014, cuando se renuevan los espacios de la primera planta para acoger la colección de arte moderno. Se aprovecha para instalar medidas de ahorro energético: iluminación LED, un sistema de iluminación alternativo para cuando las salas no están abiertas al público para poder realizar los trabajos de mantenimiento, limpieza y vigilancia con la luz mínima indispensable, y detectores de presencia, entre otras medidas. A la vez, estas medidas y un sistema de gestión energética se han instalado en el resto de salas del museo. Algunas cifras de esta última renovación: 4.000 m2 de exposición, 2.000 obras se han movido a lo largo del proceso, entre obras que han cambiado de lugar, nuevas adquisiciones, obras que han salido de las reservas y obras que han vuelto, + de 1.350 obras expuestas,  260 artistas, 4 ámbitos (distribuidos en 31 apartados) y 1 epílogo.

Renovación de los espacios de la primera planta para acoger la colección de arte moderno, en septiembre de 2004

Pero no nos paramos aquí y a mediados del próximo año seguiremos este camino hacia lograr la sostenibilidad de este gran edificio que ya forma parte de la iconografía de Barcelona y de nuestra historia más inmediata. Tenemos previsto remodelar la presentación de arte del Renacimiento y barroco e instalar esta serie de medidas encaminadas al ahorro energético y al cuidado del medio ambiente.

Enlaces recomendados

Historia del edificio

Historia de la colección

¡Un museo como no has visto nunca! La Colección de Arte Moderno renovada

Museo más ecológico y más económico: nuevas instalaciones en arte moderno

Marta Mérida, Sandra Esteban y
Montse Gumà
Projectes digitals

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.