Una serie inédita del pintor Cajetan Roos (o Gaetano de Rosa)

1.073
Joan Yeguas

El Museu Nacional d’Art de Catalunya custodia un fondo de casi 1400 obras de la colección de arte del Renacimiento y el Barroco, la mayoría de las cuales se encuentran en los almacenes de reserva. Como otras instituciones museísticas, un porcentaje del total suele encontrarse en depósito a diferentes entidades u organismos públicos.

La Rose, La creación de los animales, hacia 1720
Cajetan Roos, La creación de los animales, hacia 1720
Cajetan Roos, Creació de los animales, 1718 (ubicación desconocida)
Cajetan Roos, Creación de los animales, 1718 (ubicación desconocida)

Uno de estos casos se produce en el Palacete Albéniz o Pabellón Real de Montjuic, un espacio próximo a la sede del museo, construido también con motivo de la exposición universal de Barcelona del año 1929, propiedad del Ayuntamiento de Barcelona. Actualmente, aquí el Museu Nacional tiene un depósito ochenta y tres obras de diferentes cronologías, entre las cuales encontramos una serie de seis pinturas de gran formato (127’5 x 181 cm). Se trata de obras de temática religiosa que representan episodios del Antiguo Testamento, concretamente de los libros del Genesis y del Éxodo. En este caso, curiosamente, superpoblados de paisajes y animales, cosa que los incluye dentro de la temática animalística, es decir, la representación de animales en un entorno natural.

La Rose, Eva tienta Adán con la manzana, hacia 1720
Cajetan Roos, Eva tienta Adán con la manzana, hacia 1720

Los episodios representados en las pinturas de Cajetan Roos

Por orden cronológico de la Biblia, los episodios son:

  1. La creación de los animales con Dios Padre situado en la parte central y elevada de la composición, sobre nubes, y una munición de animales terrestres, marinos y pájaros;
  2. Eva tienta Adán con la manzana, envueltos de vegetación y fauna;  
  3. Entrada de los animales en el arca de Noé, una enorme retahíla de bestias hace cola para entrar en la embarcación antes de la llegada del Diluvio;
  4. El Diluvio Universal, representación de la fuerza del agua, cómo arrastra todo aquello que se encuentra por delante;
  5. El arca de Noé en el monte Ararat, momento en el que se para el Diluvio y comienzan a salir los diferentes animales de la embarcación; y
  6. Moisés hace brotar el agua de la roca, único relato que corresponde al libro del Éxodo, cuando el patriarca golpea la roca de Horeb, sale agua, y diferentes personas estaban recogiendo o bebiendo. 

Identificando el autor de las pinturas

El conjunto de seis pinturas ingresó en el museo el año 1950, en concepto de legado de Concepció Cartig i Figueras. Desde un inicio, las obras fueron atribuidas a un artista llamado “La Rose” y datadas en un genérico siglo XVIII. Durante años nos hemos preguntado ¿quién era este pintor con apellido de fonética francesa? Existen cuadros de paisajes de Jean-Baptise de La Rose (Marsella, 1612- Tolón, 1687), y de su hijo Pascal de La Rose (Tolón, 1665-1745) también paisajista. Pero el estilo de las obras de Barcelona no concuerda lo más mínimo con estos pintores franceses.

La Rose, Los animales entran en el arca de Noé, hacia 1720
Cajetan Roos, Los animales entran en el arca de Noé, hacia 1720

En cambio, la composición y la manera de hacer casa perfectamente con la obra de Cajetan Roos (Roma, 1690 – Viena, 1770), también conocido como Gaetano de Rosa o, simplemente, como Gaetano Rosa. Pintor de ascendencia germánica, nacido en Roma, hijo y nieto de pintores: su padre era Philip Peter Roos, también conocido como Rosa da Tívoli, porque entre 1684 y 1691 vivió en Tívoli, a 30 km y pico de la ciudad eterno, dónde representaba los paisajes, personajes y animales de la compañía romana; su abuelo paterno también era pintor, Johann Heinricho Roos (1631-1685); y su abuelo materno fue un pintor italiano bastante reconocido, como Giacinto Brandi, miembro de la Académica de los Virtuosos al Panteón y de la Accademia di Santa Luca.

Cajetan Roos, El Diluvio Universal, hacia 1720
Cajetan Roos, El Diluvio Universal, hacia 1720

El padre de Cajetan Roos, Philip Peter, está considerado como uno de los pintores animalísticos más prolíficos de Italia a la segunda mitad del siglo XVII, y un autor que condicionó el género pastoril de su tiempo, ya que influenció sobre la obra de artistas posteriores, del siglo XVIII, como Domenico Brandi, Alessio De Marchis, Andrea Locatelli, Francesco Londonio y otros pintores centroeuropeos que estaban en Roma. Cajetan tuvo un hermano pintor: Jacob (1682-hacia 1730), y un hijo también pintor, Joseph (1726-1805). Toda la família pintó temas similares, inspirados en la naturaleza, y firmaron como “Rosa”, la variante italiana del apellido; puede que una firma pudiese leerse antiguamente en alguno de los cuadros de la serie, cosa que podría explicar la primera atribución. Las obras de Cajetan se distinguen de las de su padre y hermano por el estilo, y también por una mayor presencia del paisaje. Los Animales tienen protagonismo: ya sea en primer plano, dónde tanto ellos como las figuras humanas se les otorga mucha plasticidad, con un perfil muy lineal; en cambio, vistos a distancia, se reducen a tareas esbozadas con pocas pinceladas.

Cajetan Roos, El arca de Noé en el monte Ararat, hacia 1720

El estilo de Cajetan Roos

Una de las obras que marca el estilo de Cajetan Roos es una Creación de los animales, de ubicación ignota, firmado y fechado como “Gaetano Rosa 1718” (citada por Bocchi, G y Bocchi, U, Pittori dei natura morta a Roma. Artista stranieri 1630-1750, Viadana, 2004, p. 283); de esta escena hay otra versión, vendida en Londres el 8 de diciembre de 2016 (Bonhams, lote núm. 27), firmada como “Rosa f(ecit)”, y, al mismo tiempo, las dos tienen una composición muy similar a la pintura de la serie de Barcelona, incluso en la disposición de los árboles.

Família Roos, Entrada de los animales en el Arca de Noé, 1750 (subhastada en Sotheby’s Amsterdam el 2010); y Cajetan Ross, Entrada de los animales en el arca de Noé (subhastada en Bonhams, Londres, el 2016)

Otra composición que tiene muchas versiones conocidas es Entrada de los animales al arca de Noé: una primera, pero de formato más reducido (101 x 152’3 cm), licitada Nueva York el 26 de enero de 2005 (Christie’s, lote núm. 297), y después vendida a París el 28 de junio de 2006 (Millon & Associés, lote núm. 33); una segunda, firmada y fechada como “M. Rosa / 1750”, ofrecida en subasta a Ámsterdam el 18 de mayo de 2010 (Sotheby’s, lote núm. 28); una tercera, de gran formato (123 x 176 cm), vendida a la citada subasta Londres en 2016 (dentro del mismo lote); y la de Barcelona, todas muy similares por el paisaje de fondo y la posición del arca, pero con animales cambiados de posición.

Cajetan Roos, Moisés hace brotar el agua de la roca, hacia 1720
Cajetan Roos, Moisés hace brotar el agua de la roca, hacia 1720

Y, finalmente, el Moisés hace brotar el agua de roca tiene una composición casi idéntica en una pintura que fue subastada en Roma el 6 de junio de 2002 (Finarte, lote núm. 660), mal identificada iconográficamente bajo el título Paisaje con animales y pastores.

Cajetan Ross, Moisés hace brotar agua de la roca (subhastada en Finarte Roma el 2002)

Enlaces relacionados

Repensar la colección: nuevas atribuciones en Renacimiento y barroco

Un bodegón inédito de Antonio Ponce en el Museu Nacional d’Art de Catalunya

+ posts

Art del Renaixement i Barroc

Joan Yeguas
Art del Renaixement i Barroc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.