Cobalto

1.061

Montse Badia

Géiseres es un proyecto curatorial que reúne cuatro propuestas artísticas resultado de un proceso de investigación en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Ro Caminal y Cristina Lucas presentan el resultado de esta investigación durante 2022 y Raquel Friera y Núria Güell lo harán en el transcurso del 2023.

Conferencia performativa realizada el 16 de marzo de 2023 en la Sala de la Cúpula del Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC). Esta intervención forma parte del programa “Géiseres», comisariado por Montse Badia.

El trabajo de Cristina Lucas analiza los mecanismos de control del poder político y económico, así como los patrones (de todo tipo) que determinan nuestras existencias. Desde una mirada ecofeminista interseccional, no exenta de ironía y sentido del humor, su trabajo se centra en la crítica a la sociedad patriarcal, la revisión del colonialismo, y el abuso y contradicciones del capitalismo.

Con una voluntad más pedagógica que moralista, la artista utiliza la narratividad para presentar informaciones contrastadas, mediante recursos procedentes de sistemas oficiales, como las cartografías o las esculturas monumentales, a los que añade un plus de cuestionamiento y subversión. Célebre es el vídeo Habla, en el que la artista interpela a martillazos a una copia de la estatua del Moisés de Miguel Ángel para que hable. Es icónica la imagen de la artista trepando por la estatua mientras golpea con su martillo, física y simbólicamente, la carga heteropatriarcal que representa la figura de Moisés.

Habla, 2008. Vídeo HD 16:9. 7′. Cortesia de l’artista.

Las cartografías son utilizadas, más que como un sistema de ordenación infalible, “como un sistema de representación que ayuda a comprender algo que es desconocido y que, por lo tanto, destapa cosas”, como ella misma explica. En ese sentido, Lucas ha trabajado con animaciones que muestran mapas con fronteras móviles, para analizar la idea de nación; con mapas que recogen la progresiva implementación del sufragio universal; y, más recientemente, con cartografías a partir de la tabla periódica, en la que los diferentes elementos son identificados por sus símbolos, así como por su valor económico, que se va actualizando en tiempo real.

Pantone –500+2007, 2007. Vídeo animació, 41′. Cortesia de l’artista.

Una de sus preocupaciones más recientes es el fracaso del contrato social y natural, y el impacto e inestabilidad que esa ruptura entre sociedad y naturaleza tiene en nuestras vidas a todos los niveles. Para señalar la urgencia de la crisis medioambiental, Cristina Lucas se fija en esos elementos básicos, los minerales, que forman la esencia del universo, y también la del ser humano y sus funciones. Si básicamente estamos compuestos por los mismos elementos que nuestro planeta, ¿qué nos ha hecho desconectarnos tanto de nuestro entorno?

Orden elemental, 2016. Pantalles LED, programari i connexió a internet. Cortesia de l’artista.

Desde hace un tiempo, la artista trabaja directamente con estos elementos y pigmentos, y realiza composiciones muy libres y experimentales con oxígeno, hidrógeno, carbono, nitrógeno, calcio, fósforo, potasio, azufre, sodio, cloro, magnesio, hierro, flúor, zinc, silicio, cobre, yodo, cromo, selenio, níquel, boro, manganeso, litio, molibdeno, cobalto, osteína. Cada una de las composiciones contiene en su título el referente filosófico, científico o de pensamiento que la ha llevado hasta allí, como Isabelle Stengers, Oswald de Andrade o Istvan Kenyeres, entre otros.

Composición Only the Naked Man Shall Understand (Oswald van Andrade), 2020. Pigmentos, rocas y elementos sobre madera. Oxígeno, hidrógeno, carbono, nitrógeno, calcio, fósforo, potasio, azufre, sodio, cloro, magnesio, hierro, flúor, zinc, silicio, cobre, yodo, cromo, selenio, níquel, boro, manganeso, litio, molibdeno, cobalto, Ostein. Cortesía de la artista.

En el contexto del programa curatorial “Géiseres”, Cristina Lucas ejemplifica este dilema a partir de un elemento muy concreto, el cobalto, y su presencia clave en diferentes contextos:

  • En su forma de cristal azul, el cobalto es utilizado y conocido ya desde el antiguo Egipto.
  • En su forma de pigmento, el más destacado es el azul, aunque también destacan el violeta y el amarillo de cobalto. Naturalmente, el cobalto como pigmento está presente en muchas de las obras que forman parte de la colección del Museu Nacional d’Art de Catalunya.
  • En el cuerpo humano, el cobalto es un componente de la vitamina B12, la cual ayuda en la producción de glóbulos rojos, para el metabolismo de las proteínas y el mantenimiento del sistema nervioso central.
  • El cobalto es también un elemento esencial para la fabricación de las baterías eléctricas de los coches y otros productos de la industria eléctrica y tecnológica.

Pero el cobalto es un elemento limitado en la corteza terrestre; por tanto, es escaso, incapaz de cubrir la alta demanda y, en consecuencia, con unos precios cada vez más elevados.

Durante sus investigaciones en la colección, los fondos y las reservas del Museu Nacional d’Art de Catalunya, Cristina Lucas encontró una obra que sintetizaba a la perfección el encuentro entre naturaleza y tecnología que ella planteaba a partir del cobalto: Mural para IBM (1978),realizado por Joan Miró y Joan Gardy Artigas. Se trata de un mural cerámico compuesto por 406 azulejos de gres refractario y esmaltes de colores blanco, negro, azul, rojo y verde. El azul del Mural para IBM es, efectivamente, azul cobalto.

Joan Miró i Joan Gardy Artigas. Mural per a IBM. Mural ceràmic de rajoles de gres refractari i esmalts de colors blanc, negre, blau, vermell i verd. Museu Nacional d’Art de Catalunya

Tal como rezan los registros de la obra, actualmente situada en la Sala de la Cúpula del MNAC, “el mural fue encargado a Joan Miró y ejecutado por Joan Gardy Artigas con destinación en el vestíbulo de la sede de IBM en Barcelona, en el edificio construido entre los años 1972 y 1974, en la vía Augusta de Barcelona, en el número 226, a partir de un proyecto de José Antonio Coderch. En el año 1994, la Generalitat de Catalunya compra el edificio, incluyendo el mural, para trasladar allí la sede del Departamento de Educación. Con motivo de la venta del edificio en el año 2013, el mural fue trasladado y depositado en el museo”.

Siguiendo su línea de trabajo habitual, Cristina Lucas nos propone una conferencia performativa, que hace un recorrido desde el surgimiento astrofísico del cobalto, la manera en que forma parte del planeta y nuestros cuerpos, las funciones que desempeña en el organismo, la relación con el arte, en forma de pigmento azul, su uso en la industria —especialmente en la tecnológica—, la relación con IBM, y el futuro del cobalto y su sostenibilidad. En la conferencia performativa de Cristina Lucas, los datos, los hechos y también las contradicciones están presentes, el flujo de información nos permite ir más allá de los relatos oficiales y descubrir que algunas de las propuestas de futuro que se plantean no son realistas, puesto que los recursos naturales son limitados. Urge, pues, plantear nuevos escenarios de futuro.

+ posts
Montse Badia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.