Gaspar Homar, un fotógrafo amateur

439
Mariàngels Fondevila
Autorretrato de Gaspar Homar, c. 1909, Museu Nacional d’Art de Catalunya
Autorretrato de Gaspar Homar, hacia 1909, Museu Nacional d’Art de Catalunya

Como buen modernista, siguiendo la estela de William Morris, Gaspar Homar fue un artista poliédrico: realizó muebles, objetos de metal, mosaicos, textil, marqueterías, dibujos, fue anticuario y, también, un fotógrafo amateur. Lo constata el reciente ingreso en el Museu Nacional de un fondo integrado por cerca de 68 cajas con placas de vidrio autocromo y tres cajas de negativos, 6 x 13 cm. Un conjunto que enriquece la colección de Homar integrada por más de doscientas obras de artes decorativas.

La donación del material fotográfico de Gaspar Homar en el Museu Nacional

Fue con motivo de los preparativos de la exposición Gaspar Homar que se localizó este material fotográfico en un armario polvoriento en su casa de veraneo en Montgat, donde el mueblista pasaría buena parte de los últimos años de su vida. Años más tarde, su nieto lo ha donado al Museo. Entre este material destacan las placas autocromo, el precedente de la fotografía en color.

Fécula de patata tintada

En 1907 los hermanos Lumière comercializaron, con gran éxito, el «Autochrome» una novedad que fue presentada en el Parque de la Ciudadela de Barcelona ante un grupo de aficionados. Gaspar Homar se sintió atraído por esta nueva técnica en color aunque no siempre dominó su proceso técnico. Para captar el color, este proceso se servía de placas de vidrio con partículas microscópicas de fécula de patata sobre la base de una película en blanco y negro. Los granos eran teñidos de color naranja, verde y morado, actuando de este modo como filtros de color y, tras el procesado de la placa, surgían los colores complementarios. Las placas autocromo sólo podían ser visionadas proyectándolas a través de dispositivos luminosos.

Presentación en el Centre Excursionista de Catalunya

En febrero de 1909 Homar presentó sus fotografías en el Centre Excursionista de Catalunya tal y como lo recuerda La Vanguardia. Esta entidad organizó una sesión de proyecciones luminosas de fotografías en color del artista mallorquín. Era la primera vez que se presentaba esta novedad técnica. Una novedad que, hay que recordar, complació a los grandes fotógrafos del momento como Steichen, Stieglitz, y los fotógrafos de la National Geographic Society, científicos como Ramón y Cajal alrededor de 1911, el escritor Leonid Andreiev y, sobre todo al filántropo Albert Kahn. A partir de 1909 Kahn reunió un equipo de fotógrafos que recorrieron el mundo tomando fotografías a color y creó los Archives de la Planète; asimismo Kahn consiguió un permiso para inmortalizar la Primera Guerra Mundial. Este fondo de cerca 72.000 placas autocromo se conserva en el Museo Albert-Khan de París.

Series de fotografías variadas: patrimonio medieval, ciudades y monumentos

Este material fotográfico ingresado en el museo manifiesta el interés de Gaspar Homar por el arte y el patrimonio medieval, con series dedicadas a las colecciones de los Museos de Vic, Solsona y Barcelona, iglesias y pinturas medievales de Terrassa. Hay que recordar que Homar fue uno de los actores que participó, en primera línea, en el descubrimiento y la valoración del patrimonio medieval. Abrió una tienda de antigüedades en la calle de la Paja y por sus manos pasaron, entre otros el Frontal de Avià, el frontal de altar de Ginestarre de Cardós, tejidos coptos, pinturas y ejemplares de cerámica que ahora nutren el fondo de algunos M¡museos: desde los Cloisters de Nueva York hasta el Museu Nacional d’Art de Catalunya. Incluso emprendió una aventura comercial, vendiendo antigüedades, en la tienda parisina del escultor Julio González.

Hay, también, vistas de ciudades y monumentos artísticos de Granada, Sevilla, Burgos, Cardona o de parajes como la Costa Brava, Alella o Tiana, entre otros. Merecen destacarse las vistas urbanas de Barcelona, como el Puerto de Barcelona, o del Parque Güell de Gaudí.

Como es habitual en este nuevo medio, hay numerosas series dedicadas al mundo de la floricultura, como las mimosas, los claveles, los olivos y los almendros. Homar, como René Lalique, Emile Gallé, Eugène Grasset o Walter Crane, buscó en la naturaleza su fuente de inspiración. Lo ejemplifica el conjunto de mobiliario de la casa Lleó Morera.

Gaspar Homar, c. 1909. Museu Nacional d'Art de Catalunya
Gaspar Homar, hacia 1909. Museu Nacional d’Art de Catalunya

También se refleja su entorno familiar, como su madre Margarita, o personajes y paisajes de su Mallorca natal, Oriente, Bunyola, Raixa, Manacor y el paisaje agreste del torrente de Pareis, que fue pintado por Joaquín Mir, cuyas pinturas se expusieron en la tienda de la calle Canuda de Gaspar Homar.

Gaspar Homar, Torrent de Pareis, c. 1909, Museu Nacional d’Art de Catalunya
Gaspar Homar, Torrente de Pareis, hacia 1909, Museu Nacional d’Art de Catalunya

Este fondo de Gaspar Homar ilustra su tanteo artístico del medio fotográfico en color del autocromo, un frágil proceso de reproducción fotográfica (dejó de comercializarse durante los años treinta) que ha conocido una vindicación en los últimos años.

Autorretrato de Gaspar Homar, colección particular
Autorretrato de Gaspar Homar, colección particular

Enlaces relacionados

Obras de Gaspar Homar en las colecciones del Museu Nacional

Catálogo Gaspar Homar, Moblista i dissenyador del modernisme, MNAC, Fundació “la Caixa”, 1998

Núria F. Rius, Pau Audouard. Fotografia en temps de modernisme, Memoria Artium, 2013

Mariàngels Fondevila
Art Modern i Contemporani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.