Itinerario sonoro para la exposición «Turner. La luz es color»

720

Redacción museo

Turner. La luz es color es la primera exposición que el Museu Nacional dedica a la extraordinaria obra del artista británico Joseph Mallord William Turner (1775-1851). La muestra es un viaje a través de los paisajes más atmosféricos del artista y reúne más de cien pinturas, acuarelas, dibujos y libretas de apuntes de la colección de la Tate .

A partir de una selección de temas musicales inspirados en los ámbitos temáticos de la exposición, Joaquim Rabasseda, responsable de Investigación, Calidad e Innovación de la Escola Superior de Música de Catalunya (ESMUC) nos propone un itinerario sonoro para acompañar la visita en el marco de colaboración entre el Museu Nacional y esta institución.

Memoria, imaginación y síntesis

Las aventuras de Turner por Gran Bretaña y la Europa continental fueron una importante fuente de inspiración para sus cuadros de paisajes. Aunque prefería pintar en su estudio, los dibujos, esbozos y acuarelas que hacía al aire libre constituían una fuente de recuerdos preservados. Los utilizaba como notas para composiciones creativas y se convertían en elementos del paisaje en la imagen final.

Cueva de Fingal en la isla de Staffa. Grabado basado en una obra del siglo xviii de John Cleveley (T. Pennant: A tour in Scotland and Voyage to the Hebrides, 1772, Londres, 1774)

En verano de 1829 Felix Mendelssohn visitó la cueva de Fingal, en la isla de Staffa. El compositor documentó el viaje con distintos bocetos, incluso con algún dibujo. La experiencia y su recuerdo acabaron conformando una composición sinfónica estrenada en Londres en mayo de 1832.

Apunt d’una escena dibuixada per Felix Mendelssohn en una carta dirigida a la seva germana Fanny d’1 d’agost de 1829 (New York Public Library, imatge: Koosbot).

Creando la escena

Los paisajes que forman el telón de fondo de la pintura histórica de Turner tienen a menudo un papel tan importante como las figuras representadas en la escena. Inspirado por el teatro, Turner creó una serie de «telones de fondo» que abrazaban desde mares turbulentos y tormentas hasta cimas doradas y llanuras serenas.

En 1811, Ludwig van Beethoven puso música a la obra teatral de August von Kotzebue que inauguraba el nuevo teatro de Pest. Más allá de los fines propagandísticos e imperiales del encargo, la música de Beethoven evocaba el despertar de Atena entre los monumentos en ruinas y daba voz al sueño de vincular su actualidad con el pasado clásico.

El Partenón de Atenas, grabado de William Miller publicado en Select Views in Greece with Classical Illustrations, de Hugh William Williams (Longman Rees Orme Brown and Green, and Adam Black, Londres, 1829)

Cara a cara con la naturaleza

A Turner le encantaba observar la naturaleza de primera mano y a menudo realizaba estudios sobre el terreno para intentar capturar la atmósfera del entorno.

Hector Berlioz compuso la sinfonía Harold en Italia en 1834 a partir de un poema de Lord Byron y con la voluntad de construir unas escenas a medio camino entre la literatura y el recuerdo personal. En el primer movimiento describe la melancolía de Harold-Berlioz rodeado de montañas.

Joseph Mallord William Turner, Peregrinación de Childe Harold, Italia, antes de 1832. Accepted by the nación as part of the Turner Bequest 1856

Luces y atmósferas

Turner afirmaba que una vez se ató al mástil de un barco durante una fuerte tormenta para pintar mejor el fenómeno de memoria. Aunque esta historia puede ser una invención del artista, ilustra muy bien su compromiso con su obra, ya que Turner era quien sabía mejor cómo plasmar sobre la tela efectos atmosféricos extraordinarios.

Estrenado en 1843, El holandés errante se basa en una leyenda divulgada por Heinrich Heine pero también en la experiencia de un viaje en barco que el compositor Richard Wagner realizó entre Riga y Londres, en que vivió una tormenta.

Primera representación de El holandés errante (Der fliegende Holländer) en Dresde en 1843 (Leipziger Illustrierte Zeitung, 3 de enero de 1843)

Sublimidad luminosa

A medida que su carrera avanzaba, la atención de Turner hacia la luz y la atmósfera se imponía cada vez más a los elementos topográficos o escénicos de sus pinturas, que en los últimos años se envolvieron de luz. Algunos de sus estudios más elementales sobre el mar prescinden completamente de las características costeras y se convierten en meditaciones llenas de luz sobre la relación del observador con el mundo exterior.

Franz Liszt fue un pianista hipnótico que entre 1830 y 1850 sedujo a oyentes en toda Europa. Los Estudios de ejecución trascendental son una de las piezas que mejor retratan el virtuosismo del autor, una demostración de fuerza y dominio técnico a partir de gestos que pueden ser tan sencillos como expresivos.

La oscuridad es visible

Turner empleaba el blanco y el negro en sus formas puras con moderación, reservándolos sobre todo para el énfasis emocional y visual. Una mezcla de colores de todo el espectro, desde los delicados y brillantes hasta los oscuros, le proporcionaba los efectos de color, luz y oscuridad que pretendía conseguir.

John Field fue un compositor y pianista irlandés que acompañó a Muzio Clementio en París, Viena, San Petersburgo y Moscú, donde murió en 1837. Fue el inventor del nocturno para piano, un conjunto de piezas de carácter y forma libres que identificaban la noche con la delicadeza y el sentimiento, propio de los primeros años del romanticismo.

Joseph Mallord William Turner, Lago Buttermere, con la parte de Cromackwater, Cumberland, un aguacero, expuesto en 1798. Tate: Accepted by the nación as parte of the Turner Bequest 1856.

El Sol es Dios

Se dice que, antes de morir, Turner afirmó: «El Sol es Dios». Aunque se desconoce el significado de estas palabras, el Sol ocupó, sin duda alguna, una posición central en su obra. Fue su tema más representado y apreciado, el «más bello de los seres» o una «fuente de alegría», tal como manifestó.

Aunque Chopin no puso título a sus estudios, publicados en la década de 1830, durante años se han identificado con muchos nombres que han acabado construyendo un imaginario romántico y descriptivo de su música. El brillo rápido de esta obra se interpretó como la luz divina y radiante de un día a pleno sol.

Joseph Mallord William Turner, Yendo hacia el baile (San Martino), expuestas en 1846. Tate: Accepted by the nación as parte of the Turner Bequest 1856

Redacció museu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.