Bajo el color. El dibujo subyacente de Bartolomé Bermejo

279
Mireia Campuzano y Carme Ramells

La exposición Bermejo. El genio rebelde del siglo XV nos ha permitido disfrutar durante unos meses de obras excepcionales de este artista de influencia flamenca.

En este blog, haremos hincapié en el estudio de las fases tempranas del proceso creativo y pasearemos la mirada en lo que hay debajo de las capas de color. El recorrido que aquí haremos deja al descubierto el dibujo subyacente de algunas de las obras expuestas. Un recorrido posible gracias a una técnica de análisis -la captura de imágenes con la reflectografía infrarroja– que nos permite reconocer el trazo, los utensilios y el planteamiento inicial que el artista hacía antes de aplicar el color.

Dibujos que se dejan ver

Las obras que se han estudiado son las cuatro tablas del conjunto de Cristo RedentorDescenso de Cristo al Limbo, Entrada al Paraíso y visión del Crucificado, Resurrección, Ascensión– y la imponente Piedad Desplà de la Catedral de Barcelona. Gracias a la técnica pictórica empleada por el artista, óleo sobre tabla aplicado con capas muy finas sobre un dibujo con negro carbón, ha sido posible la obtención de buenas imágenes capturadas bajo la radiación infrarroja.

Reflectografía infrarroja Descenso de Cristo al Limbo i reflectografía infrarroja Entrada al Paraíso y visión del Crucificado. RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells
Reflectografía infrarroja de Resurrección i de Ascensión RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells

Observando las imágenes con detalle vemos que Bermejo, antes de pintar, trazaba el dibujo con un fluido a base de negro carbón y así, la composición resaltaba sobre la capa de preparación blanca. Dibujaba a mano alzada y usaba el pincel. Además, también se servía de la incisión y la ayuda de herramientas de dibujo geométrico. Con el pincel perfilaba la forma de las figuras, el paisaje y la arquitectura y con la incisión creaba los círculos de los nimbos y tiraba líneas rectas.

Ascensión, reflectograma y detalle con luz difusa RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells
Descenso de Cristo al Limbo, reflectograma y detalle con luz difusa © RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells

Las imágenes infrarrojas también nos explican cómo, en la fase del dibujo del artista ya trabajaba el claroscuro; el efecto del volumen del conseguía con líneas inclinadas que sugieren un sombreado.

Resurrección, reflectograma y detalle con luz difusa RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells

Uno de los aspectos clave que los reflectogramas nos muestran es el cambio de planteamiento que el artista lleva a cabo a medida que trabaja. En el caso de Bermejo este cambio puede ser pequeño, un ejemplo lo encontramos en el dibujo de la cinta del frente de Cristo que desaparecerá en la fase pictórica; pero también puede ser un cambio significativo, como es el del desplazamiento de los ojos de varios personajes, que persiste de manera sorprendente, en diferentes obras.

Resurrección, reflectograma y detalle con luz difusa. RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells
Entrada al Paraíso y visión del Crucificado, reflectograma y detalle con luz difusa. RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells

Un dibujo para ser visto

Si en algún momento la reflectografía nos ha regalado una magnífica imagen es, sin duda, en la obra de la Piedad Desplà. El dibujo subyacente que aparece es tan rico y complejo que nos invita a mirarlo no como un proyecto pendiente de moldearse en la fase del color sino como una obra final donde todo lo esencial ya está representado. En esta última pintura de su recorrido artístico el trazo es más delicado, los volúmenes de los cuerpos y de la indumentaria están más elaborados y los cambios de composición son puntuales y muy sutiles. Aquí Bermejo, introduce el complicado género del retrato. Sorprende sin embargo, que represente el archidiácono Desplà sin ningún tipo de corrección, por lo que pensamos que antes de hacer el dibujo sobre la mesa el maestro se debería ejercitar trabajando sobre papeles o pergaminos que hoy consideramos perdidos.

Pietat Desplà, reflectograma
Piedad Desplà, reflectograma. RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells
Pietat Desplà, detalle del reflectograma
Piedad Desplà, detalle del reflectograma. RIR © Campuzano, Pedragosa, Ramells

Quién sabe si el dibujo de la Piedad, tan acabado y definitivo, en lugar de ser un planteamiento para preparar el artista a pintar, terminó siendo la presentación de la obra al comitente Desplà para que éste diera el visto bueno.

“Y así conseguirás un dibujo tan hermoso que todos quedarán prendados de tu habilidad” (Cennini)

Des del 12 de junio, las obras estan presentes en la exposición Bartolomé Bermejo: master of the Spanish Renaissance , celebrada en The National Gallery.

Enlaces relacionados

Bermejo. El genio rebelde del siglo XV

Bartolomé Bermejo. Museo del Prado

Pietat Desplà : el procés de restauració de l’obra mestra de Bartolomé Bermejo

El dibujo subyacente de Bartolomé Bermejo y Fernando Gallego mediante reflectografía infrarroja

Bartolomé Bermejo: master of the Spanish Renaissance

Carme Ramells
y
Mireia Campuzano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.