De correo para la exposición “Gaudí. Barcelona 1900” en Brasil

261
Vicenç Martí y Carles Pongiluppi

Supervisión del embalaje y el cierre de una caja antes de la carga en el camión

A la exposición Gaudí. Barcelona 1900, celebrada en Florianópolis (Brasil) desde el 25 de agosto hasta el 30 de octubre de 2016, que itinera después a Sao Paolo, se han enviado unas cincuenta obras de la colección del Museu Nacional d’Art de Catalunya, desde pinturas sobre tela de diferentes formatos, hasta esculturas de yeso y bronce, pasando por lámparas de techo, mobiliario modernista, maquetas y cerámica.

Preparando las obras para viajar

Cuando se inaugura una exposición, no solo se ha invertido tiempo y esfuerzos en la idea, el guion, la selección y la localización de obras que la ilustran, en la gestión de los préstamos, en el diseño del espacio y del grafismo, en la iluminación, en el catálogo, en la comunicación…, sino que también se ha trabajado en una tarea previa bastante desconocida por el gran público: la adecuación de las obras para que puedan viajar y ser expuestas en las mejores condiciones posibles.

Los conservadores-restauradores intentamos poner todos los medios de que disponemos para que las obras salgan del museo camino de donde se expondrán en el mejor estado de conservación, bien protegidas, que sufran lo mínimo durante el traslado, que no estén sometidas a tensiones o a cambios climáticos durante el viaje, que las vibraciones inevitables del transporte no puedan causar daños y alteraciones y que, una vez expuestas, estén en un entorno climático estable y reciban la iluminación idónea para que no sufran daños.

Por eso, proponemos los requerimientos del embalaje según el peso, la morfología de la obra, la fragilidad, y el tipo de materiales y de superficie. Especificamos también la posición en la que la obra se transportará y los materiales que la envolverán. La mayoría de obras viajan en cajas de madera cerradas, recubiertas interiormente con capas de materiales aislantes y espumas protectoras, tanto para absorber las vibraciones como para mantener el máximo de tiempo la temperatura y la humedad estables. Las empresas especializadas procuran hacer un vestido a medida para cada caso y manipular con extremo cuidado tanto las obras como las cajas llenas. Cada pieza necesita su embalaje específico según sus características y esta podríamos decir que es la piedra de toque para que les obras lleguen en perfectas condiciones y el menor estrés posible.

1 2
Protección del reverso de una pintura sobre tela que participa en la exposición

3

Proceso de embalaje de una butaca

4

Embalaje de una pintura al óleo sobre tela

Como es habitual, después de documentar exhaustivamente el estado de conservación de las obras para dejar testimonio escrito y gráfico de ello antes de viajar, acompañamos las piezas durante todo su periplo, desde el primer embalaje hasta su ubicación final en la sala de exposición. En este caso, teniendo en cuenta el número de obras, el volumen y la complejidad del montaje, fueron dos conservadores-restauradores del museo quienes asumieron las funciones de correo.

En un primer paso tuvieron que cargarse en los camiones de transporte, adaptados tanto en la suspensión, como en la climatización y las medidas de seguridad. La estiba de las cajas dentro del camión es muy importante para evitar que se muevan o vuelquen dentro del vehículo. Por temas de seguridad, las obras se acompañan con escolta: mozos de escuadra, policía o seguridad privada.

collage

Carga en el camión para la salida de las obras del museo

Al tratarse de un viaje transoceánico, hubo que utilizar el avión para el transporte y supervisar la paletización hasta su destino. En este caso, la carga viajó en camión hasta Luxemburgo, desde donde salen aviones hacia Brasil con la suficiente capacidad para que cupiesen las cajas.

¿Dónde se halla Florianópolis, nuestra destinación?

Se trata de una ciudad al sur-este de Brasil, casi completamente rodeada por el agua del océano Atlántico y de playas, es la capital del Estado brasileño de Santa Catarina y llamada así en homenaje al expresidente Floriano Peixoto. La ciudad es conocida porque sus habitantes tienen una alta calidad de vida, siendo la capital brasileña con más puntuación en el Índice de Desenvolvimiento Humano (IDH). La economía se basa en la tecnología de la información, el turismo y los servicios.

9

Situación geográfica de la ciudad

10

Fotografia des del aire de la ciudad

¿Dónde se celebró la exposición?

El destino final de esta primera etapa brasileña era el Centre Cultural de Santa Catarina. Florianópolis – FCC Fundaçao Catarinense de Cultura.

11

12

El espacio en el Centre Cultural de Santa Catarina

Las obras, una vez descargadas en el sitio de destino, se dejan cerradas en las cajas durante 24 horas para que se adapten a las condiciones ambientales. También en este caso, y después se procedió al desembalaje, siempre un momento esperado y emocionante para todos. Entonces se comprueba que las obras no hayan sufrido ninguna alteración o desperfecto y se revisa de nuevo el estado de conservación, junto con un conservador-restaurador del museo que organiza la exposición. Ambos profesionales, de común acuerdo, firman un documento donde queda reflejado este examen y cualquier incidencia. Entonces empieza el montaje, desde el anclaje de las obras, la incorporación de sistemas de seguridad y la iluminación hasta finalizar con la colocación de las cartelas explicativas.

13

14

Montaje de una sala de la exposición con sillas modernistas

16 15
Objetos de artes decorativas y esculturas poco antes de finalizar el montaje

Las obras del museo han realizado un largo viaje para que miles de brasileños puedan disfrutar de ellas en su casa. Nosotros las acompañaremos y cuidaremos hasta donde haga falta para darlas a conocer. Por ahora, a partir del 30 de octubre, tendremos que volver a embalarlas y acompañarlas hasta Sao Paulo, donde el público podrá volver a disfrutarlas a partir del 19 de noviembre.

Enlaces recomendados

Gaudí: Barcelona 1900. Dossier de prensa (PDF)

Las fotografías han sido tomadas por Àlex Masalles, Carles Pongiluppi y Vicenç Martí.

Carles Pongiluppi y

Vicenç Martí
Conservador-restaurador de suports de fusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.