Ecodiseño en los museos: pautas y ejemplos

571
Shigeru Ban, actual Premi Pritzker, el 1986 ja ens mostrava el potencial dels materials biodegradables dins els museus fent ús de les estructures tubulars de paper, que tant ha utilitzat posteriorment en les seves singulars arquitectures.

Shigeru Ban, actual Premio Pritzker, en 1986 ya nos mostraba el potencial de los materiales biodegradables en los museos usando estructuras tubulares de papel, que tanto ha utilizado posteriormente en sus singulares arquitecturas.

En el rico universo de las exposiciones temporales, convivimos en un hacer y deshacer. La mayoría de museos y centros culturales del mundo, y en especial los museos de arte, destinan una o más salas a programar una serie de muestras cada temporada, cada una de ellas con fecha de inicio y final. Construir para desconstruir, en eso se basa la arquitectura efímera. Debido a este motivo de «caducidad» es necesario pensar en los impactos que puede generar la construcción de los espacios que acogen a las obras viajeras, entre ellos la sostenibilidad ambiental. Hay que evitar el diseño de exposiciones temporales que creen residuos permanentes. Pensar, así pues, en criterios de ecodiseño.

Pautas básicas para garantizar la sostenibilidad en los museos

Primero y muy importante: la aplicación del diseño ecológico no afecta al resto de propiedades del producto y, en ningún caso, se dejan a un lado aspectos económicos o estéticos. No es cierto que los materiales más sostenibles sean los más caros, no es cierto que los materiales sostenibles tengan una apariencia «cutre».

Se trata de no generalizar y diseñar con conocimiento de la materia. Hay mucho más de lo que pensamos tras un tema tan serio como la construcción sostenible, el ejemplo más conocido: los paneles de cartón, solo es un principio, por otra parte muy eficiente, sobre todo en lo referente a la visibilidad.

Exposició Pitarra, 1864-1866 al TNC, on es reutilitzen cadires d’una escenografia que ajuden a contextualitzar el contingut, el material gràfic consta d’una impressió amb tintes de base aquosa damunt de panells de sandvitx de cartó. (Foto Anna Alcubierre).

Exposición Pitarra, 1864-1866 en el TNC, donde se reutilizan sillas de una escenografía que ayudan a contextualizar el contenido, el material gráfico consta de una impresión con tintas de base acuosa sobre paneles de sándwich de cartón. (Foto Anna Alcubierre).

Segundo y muy útil: pretender la sostenibilidad 100% en la realización de exposiciones es una tarea difícil; como consejo, no hay negro o blanco, la gama de grises nos deja seguir trabajando con sentido común, la cuestión es practicarlo en la medida de lo posible.

Tercero y de manual: podemos contemplar tres aspectos en el proceso;

1. Sostenibilidad en la elección de materiales sin perder calidad. Utilización de materiales renovables, reciclados o reciclables, biodegradables y autóctonos.

Muntatge de l’exposició Sorolla el color del mar a CaixaForum Barcelona, on s’utilitza el sistema de reutilització de murs a partir d’una estructura interna d’acer, amb panells de fusta i posterior acabat amb pintura a l’aigua damunt de paper kraft. (Foto Anna Alcubierre).

Montaje de la exposición Sorolla el color del mar en CaixaForum Barcelona, donde se utiliza el sistema de reutilización de muros a partir de una estructura interna de acero, con paneles de madera y posterior acabado con pintura al agua sobre papel kraft. (Foto Anna Alcubierre).

En el caso de exposiciones permanentes, utilización de materiales de larga duración y con capacidad de envejecimiento.

2. Sostenibilidad en los procesos de producción. Evitar diferentes tipos de materiales utilizados para facilitar su reciclaje. Minimización del mantenimiento y de los tratamientos superficiales en los materiales. Selección de los productos químicos más inocuos para el medio ambiente en los procesos de ignifugado e impresión gráfica.

Muntatge de l’exposició El museu explora. Obres d’art a examen al Museu Nacional d’Art de Catalunya. La senzillesa dels materials naturals, en estat pur, sense tractaments, aporta l’atmosfera de «taller d’art» en relació amb el discurs expositiu. (Foto Anna Alcubierre).

Montaje de la exposición El museo explora. Obras de arte a examen en el Museu Nacional d’Art de Catalunya. La sencillez de los materiales naturales, en estado puro, sin tratamientos, aporta la atmósfera de «taller de arte» en relación al discurso expositivo. (Foto Anna Alcubierre).

Muntatge de l’exposició Imatges secretes, Picasso i l’estampa eròtica japonesa al Museu Picasso de Barcelona, on els murs semitransparents que divideixen els àmbits són, alhora, el suport de la informació gràfica mitjançant impressió directa, damunt de teixit de paper de cel•lulosa tensat, amb bastidor de fusta de pi i de pollancre. (Foto Anna Alcubierre).

Montaje de la exposición Imatges secretes, Picasso i l’estampa eròtica japonesa en el Museo Picasso de Barcelona, en la que los muros semitransparentes que dividen los ámbitos son, a la vez, el soporte de la información gráfica mediante impresión directa, sobre tejido de papel de celulosa tensado, con bastidor de madera de pino y de chopo. (Foto Anna Alcubierre).

3. Sostenibilidad en el gasto energético y el mantenimiento. Utilización de material de iluminación de larga duración y bajo consumo energético, así como

Z_ Guest blogger

Los comentarios están cerrados.