Mirar de cerca el Cristo de Sant Climent de Taüll

674
Cristo en Majestad de Sant Climent de Taüll

Cristo en Majestad de Sant Climent de Taüll.

¿Cuántas veces hemos visto esta imagen? Muchas, seguro. Y más teniendo en cuenta que últimamente ha tenido una gran presencia en los periódicos. Ha sido noticia el descubrimiento de los restos de pintura, o capas profundas, en la misma iglesia de Sant Climent de Taüll y también la reconstrucción virtual de la imagen que se ha realizado allí (con premio incluido). Hace solo unos días, ha sido escogida por votación popular como la pintura más representativa de Barcelona.

Ese rostro sereno del Pantocrátor (o Cristo en Majestad, como recomiendan que lo denominemos los historiadores del arte), está muy incorporado a nuestro imaginario. Tanto, que se ha convertido en todo un icono y que, por lo tanto, no hace falta poner atención en los pequeños detalles para reconocerlo. Igual que no es necesario entretenerse a mirar el perfilado de un tronco, por ejemplo, para reconocer un árbol. Únicamente lo hacemos cuando lo queremos dibujar. Esta mirada concreta y muy dirigida –como de dibujante– es precisamente la que nos hace falta a los que nos dedicamos a estudiar los materiales de las obras de arte.

Descubrimiento fruto del estudio

El estudio implica aproximarse a los detalles, cada vez más de cerca. En este caso, encontramos el nimbo con una cruz rodeando el rostro. Y en los brazos de esta cruz, unas líneas de dibujo muy visibles que es difícil creer que formasen parte de la obra acabada. Posiblemente estaban escondidas. Quizás ocultas por una pintura ahora perdida. O podrían haber permanecido bajo una lámina metálica, como la que se encuentra en los frontales de altar románicos sobre elementos iconográficos parecidos. De hecho, junto a las líneas, en diversas zonas, se observa la presencia de restos negros que podrían ser suciedad o algún material más significativo.

Localización del punto de muestra de los restos de la cruz del nimbo del Cristo de Sant Climent de Taüll.

Localización del punto de muestra de los restos de la cruz del nimbo del Cristo de Sant Climent de Taüll.

Aprovechando el montaje de un andamio para la realización de los calcos del ábside de Sant Climent, se llevó a cabo una exhaustiva recogida de muestras de diferentes elementos de la pintura mural con la intención de responder interrogantes sobre su técnica de ejecución. Era muy pertinente, así pues, coger una micromuestra representativa de esos restos negros de la cruz del nimbo y salir de dudas.

Los análisis han servido para determinar que se trata de restos de metal alterado, concretamente estaño. El dorado, con un fuerte valor simbólico, fue un recurso muy utilizado para destacar y jerarquizar ciertos elementos en una composición pictórica durante toda la edad media. El uso de láminas de oro está muy extendido en toda la producción gótica. Pero también se habían utilizado metales como la plata y el estaño para crear falsos dorados. Las láminas metálicas se recubrían con corladuras, es decir, con barnices coloreados que conseguían imitar la tonalidad del oro. Hay diferentes recetas que explican como hacerlas, recogidas en tratados antiguos como el de Teófilo o el Manuscrito de Montpelier.

Son diversas las obras románicas del museo que contienen estaño, el Frontal de Ix o el Frontal de los Apóstoles o de la Seu d’Urgell, por mencionar dos de ellas, o la misma Majestad Batlló. Pero nunca hasta ahora se había tenido constancia que en la pintura mural románica de la colección del Museu Nacional d’Art de Catalunya se hubiese utilizado este recurso.

Puntos en los que se encuentra estaño en el Frontal de los Apóstoles de la Seu d’Urgell.

Puntos en los que se encuentra estaño en el Frontal de los Apóstoles o de la Seu d’Urgell.

Se ha analizado también una pequeña muestra de la policromía gris del subpedaneum del Cristo crucificado de las pinturas murales de Sorpe, y se ha detectado la presencia de peltre, una aleación de estaño y plomo.

Localización del punto de muestra de la Crucifixión de Sorpe.

Localización del punto de muestra de la Crucifixión de Sorpe.

Primicia para el blog

Los análisis de estas dos muestras con sus respectivos resultados, por el hecho de ser novedad, se presentarán, del 11 al 13 de junio, en el próximo congreso Art’14 que trata sobre técnicas de análisis no destructivas y microanálisis. Os adelantamos, aquí y ahora, si nos permitís… la primicia.

Los historiadores del arte valoran estos datos en el sentido de que les permiten realizar comparaciones con otras obras que contienen materiales similares y establecer conexiones entre ellas. En Francia, hay estaño en los conjuntos pictóricos de Moissac (Tarn-et-Garonne) del siglo XII, o en Saint Nicolas (Nogaro) y en el mismo portal románico de Cluny (1115-1129). En la cruz del nimbo del Cristo en Majestad de la portada de Ripoll recientemente también se ha encontrado peltre. Parece que la técnica de los pintores románicos de muros no difería tanto de la de los otros artistas o, quizás, eran los mismos.

Este es solo un ejemplo de la información que se puede extraer al mirar de cerca el Cristo de Sant Climent de Taüll. Seguimos trabajando en él, y con toda seguridad que ya llegarán más novedades.

Por cierto, ¿si el pantocrátor de Taüll, o Cristo en Majestad, es un icono, seremos ahora capaces de imaginárnoslo con la cruz dorada del nimbo?

Núria Oriols
Restauració i Conservació Preventiva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.