Tesoros de la biblioteca: el Breviarium cartusianum

175

Cobertes incunables

La biblioteca del museo conserva un ejemplar incunable del Breviarium cartusianum editado en 1491 en Venecia por Andrea Torresano. Fue comprado por la Junta de Museos a Alexandre de Riquer en 1914, con cargo a los fondos municipales para adquisición de obra, por un precio de cuatrocientas pesetas.

El impresor: Andrea Torresano (1451-1529)

Fue un impresor activo en Venecia durante el período 1479-1528, época dorada de la imprenta en dicha ciudad. Su nombre se relaciona con el de otros dos importantes impresores venecianos: Nicolas Jenson y Aldo Manucio.

Se considera el sucesor del establecimiento tipográfico de Nicolas Jenson donde entró a trabajar como aprendiz. En 1495 formó una sociedad con Francesco Barbarigo y Aldo Manucio, quien se convertiría en su yerno al casarse con su hija Maria.

El incunable

Se trata de un breviario de la orden de los cartujanos. Estos libros, de fácil manejo y pequeño tamaño, permitían a los eclesiásticos la oración privada del Oficio Divino, obligatoria desde la celebración del concilio ecuménico de Basilea.

El primer breviario completo data del siglo XIII y se conoce como el Breviarium secundum consuetudinem romanae curiae que se difundió rápidamente gracias a los frailes menores que lo adoptaron oficialmente en 1223. Otras órdenes religiosas también lo adaptaron a su propia liturgia ya que la unificación no se produjo hasta la celebración del concilio de Trento.

La impresión de obras religiosas garantizaba a los impresores un cierto éxito y Andrea Torresano partició en la edición de diversos breviarios entre los años 1479 y 1504.

El ejemplar tiene una encuadernación mudéjar con decoraciones gofradas y dispone de hojas con orlas decoradas floralmente e iniciales miniadas.

Encuadernación mudéjar del ejemplar.

Encuadernación mudéjar del ejemplar.

Orla con decoración floral.

Orla con decoración floral.

Detalle de inicial miniada.

Detalle de inicial miniada.

Ejemplares que se conservan en el mundo

A parte del de nuestra Biblioteca Joaquim Folch i Torres, único en todo el Estado, también se conservan otros en:

Alemania: cinco ejemplares. En la Staatsbibliothek zu Berlin (deslocalizado), los Stadtarchiv und Stadtbibliothek de Hildesheim (en mal estado), la Universitätsbibliothek de Erlangen, la Stadtbibliothek de Trier y la Bayerische Staatsbibliothek de Munich.

Francia: cuatro ejemplares. Dos en la Bibliothèque nationale, uno incompleto, y los otros en la Bibliothèque municipale de Le Mans y en la Bibliothèque du Collège Saint-Guillaume (o Collegium Wilhelmitanum) de Estrasburgo.

Italia: cuatro copias, dos incompletas que se encuentran en Trento y en la Biblioteca Nazionale Braidense de Milán. Las dos copias completas se conservan en la Biblioteca Nazionale Braidense de Milán y en la Abazzia di Trisulti de Collepardo.

Reino Unido: tres ejemplares. En la National Art Library, en el Keble College Library de Oxford y en la St. Hugh’s Charterhouse de Parkminster.

Otros lugares: se conservan ejemplares completos en la Universitätsbibliothek Basel, la Thurgauische Kantonsbibliothek de Frauenfeld, la Rossijskaja Nacional’naja Biblioteca de San Petersburgo, en Breslau (Polonia) y un fragmento en la National Széchényi Library de Budapest.

 

¿Sabíais que en la biblioteca conservábamos incunables?

Yolanda Ruiz
Biblioteca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.