«El museo en familia», acercando a las nuevas generaciones

577
Cristina Riera

La fiesta El museo en familia es un encuentro anual en el que participamos los trabajadores del museo acompañados de nuestros hijos, nietos, sobrinos, etc. Un lunes por la tarde, con el museo cerrado, compartimos los espacios de trabajo y de la colección, en un ambiente distendido y de buena convivencia. La de este año, celebrada el 29 de junio, ha sido la cuarta edición.

En primer lugar, visitamos diferentes espacios internos del museo donde un profesional de la casa hizo una explicación del ámbito visitado. Los más pequeños aprendieron qué se hace y cómo se trabaja en el museo. En la Biblioteca y las terrazas se realizó la visita por libre.

En el centro de control vimos de qué manera se garantiza la seguridad del museo. Experimentamos qué pasa y cómo se actúa cuando salta una alarma y cómo, a través de las cámaras, podemos ver diferentes espacios del edificio y acercar o alejar la imagen para hacer el seguimiento de lo que sucede en la Sala Oval, por ejemplo.

Centro de control
Centro de control

En las galerías conocimos cómo las máquinas están a disposición de la conservación de las obras de arte y aprendimos cómo se pueden garantizar las condiciones climáticas en el interior de las salas o cómo acabar con los insectos que pueden infectar las obras de arte. También observamos cómo es por dentro un climatizador.

Galerías

Galerías

Uno de los espacios que más sorprendió fue la sala de reserva [vídeo] de grandes formatos donde vimos algunas rejas donde se guarda pintura mural de 1929 del Palau Nacional traspasada a tela y preparada para ser colgada, con decoración de niños, sirenas, peces y temas marinos. También contamos los pasos que había a lo largo de una de las rejas para recordar si en nuestra casa encontrábamos una habitación tan grande e hicimos un breve ejercicio de matemáticas para calcular cuántos metros cuadrados de rejas había en este espacio para colgar pintura. Los niños ayudaron a girar las manivelas de las rejas para abrirlas.

En las salas de numismática, los pequeños aprendieron la diferencia entre las medallas y las monedas y pudieron experimentar con diversos instrumentos que se utilizan para manipular, estudiar, medir y catalogar los materiales numismáticos como un pie de rey, una lupa, una balanza y unos guantes de algodón.

Sala de exposiciones de numismática

Sala de exposiciones de numismática

Otro espacio visitado fue el  taller de restauración, donde observamos de cerca diferentes obras de arte que se encuentran en proceso de intervención. Pudimos conocer cómo se efectúa y qué materiales se utilizan. Una restauradora explicó a los más pequeños que el taller es el hospital de las obras de arte y que a las piezas también se les hacen radiografías para saber su estado de conservación. Mediante una lupa binocular contemplamos detalles de un retablo barroco.

En la Biblioteca paseamos por la sala de consulta y vimos cómo están distribuidos los libros según clasificación temática.

Seguidamente, en el Gabinete de Dibujos y Grabados nos enseñaron cómo se almacenan y qué materiales se utilizan para su correcta conservación. Lo que más captó la atención de los pequeños fue el poema explicado a partir de los dibujos de Liliana de Apel·les Mestres.

Gabinete de Dibujos y Grabados

Gabinete de Dibujos y Grabados

Para finalizar, en las terrazas disfrutamos de las magníficas vistas de Barcelona, inéditas aún, incluso, para muchos barceloneses.

Una vez acabada la visita, las 60 personas (31 niños y 29 adultos) que asistimos a la fiesta salimos a uno de los patios exteriores donde nos esperaba la tradicional merienda y los niños pudieron jugar con un inflable, juegos de mesa gigantes, a fútbol, a baloncesto, a hacer pompas de jabón y practicar globoflexia. Este año, como novedad, se realizó un concurso de pasteles en el que participaron cinco familias. Los pasteles, elaborados por los niños con la ayuda de algún familiar, pudieron ser probados por los asistentes, una vez que el jurado del concurso hizo público el nombre del ganador.

Fue una experiencia enriquecedora porque, por un lado, los niños aprendieron el trabajo que se desarrolla en diferentes ámbitos del museo de manera divertida y se lo pasaron muy bien merendando y jugando al aire libre y, por el otro, los trabajadores del museo tuvimos la oportunidad de pasar juntos una tarde lúdica en compañía de nuestras familias. Esta iniciativa, surgida del equipo del museo, se insiere de lleno en el trabajo de Responsabilidad Social en el que estamos inmersos desde hace tiempo.

pastissos2 5-pastissos
6-jocs
Cristina Riera
Marca i desenvolupament

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.