Llenamos de colores el hospital infantil

1.209
MªAngeles Aceituno

Hemos llevado el arte al hospital. Se trata de uno de los proyectos que más nos han entusiasmado recientemente, fruto de la colaboración hospital-empresa patrocinadora-museo-artistas y, sobre todo, los niños. Hemos invitado a la responsable de Enfermería del Hospital Maternoinfantil de la Vall d’Hebron a compartir esta experiencia en el blog.

Soy enfermera especialista en pediatría y llevo trabajando en el Hospital Maternoinfantil Vall d’Hebron (HMI) desde 1989, un hospital que atiende a niños, niñas y mujeres. Somos un centro de referencia en Cataluña y uno de los mejores de España, pionero por su capacidad de resolución de procesos pediátricos complejos.

En los últimos años, hemos apostado claramente por la humanización en la atención: queremos cuidar del bienestar de los niños y niñas hospitalizados y de sus familias, respetando las diferentes creencias y culturas.

Nuestro centro se encuentra inmerso en un proceso de transformación con el objetivo principal de conseguir una imagen más alegre, dinámica y moderna, haciendo partícipes a los pacientes, familiares y profesionales. Queremos mejorar la estancia hospitalaria de los niños y niñas, adolescentes y familias, transmitiendo un mensaje de ánimo y tranquilidad.

A través de la unidad de Responsabilidad Social Corporativa del Hospital, nos llegó la propuesta de participar en un nuevo proyecto de humanización, en el programa DKV Fresh Art Kids 2017. La empresa DKV y el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) nos propusieron, el verano pasado, participar en un proyecto de cocreación artística con BOA Mistura, un grupo internacional de artistas murales. La actividad consistiría en pintar un mural en un espacio del edificio del Hospital Maternoinfantil Vall d’Hebron, inspirándonos en una pieza artística del Museu Nacional, la obra emblemática del modernismo catalán del autor Ramon Casas: Ramon Casas y Pere Romeu en un tándem.

Una gran oportunidad

Al recibir la propuesta, el primer pensamiento fue que era una gran oportunidad por tres motivos importantes:

  • el cuidado del bienestar emocional: las distintas actividades lúdicas y, entre ellas las artísticas, contribuyen a minimizar o paliar el impacto psicológico negativo que puede provocar en el niño/a o adolescente el proceso de hospitalización
  • el color sí importa: la oportunidad de conseguir un espacio en nuestro hospital más alegre y vital podía mejorar la estancia hospitalaria de niños, niñas, adolescentes, familiares y profesionales
  • el trabajo en equipo fortalece las relaciones: compartir ese tipo de actividades fortalecería, sin lugar a dudas, el vínculo entre todos los implicados. La relación de confianza entre paciente, familia y profesionales se ve fortalecida, como resultado positivo de la interacción en un entorno más lúdico-festivo.

El arte contribuye a la salud emocional y física

Para los niños y las niñas, la estancia en un hospital implica un alejamiento de su entorno habitual, una dificultad para comprender lo que le está sucediendo y la posibilidad de que aparezcan alteraciones psicológicas y emocionales por la presencia de miedos y temores. Por todo eso, la hospitalización puede crear una situación de impacto emocional que es conveniente asimilar y elaborar. En la actualidad, hay evidencias de que toda actividad que permita al niño exteriorizar emociones, sentimientos y pensamientos es positiva para su bienestar emocional. En esta situación, la creación de un mural con sus propias manos, en nuestro hospital, ha ofrecido a los niños, niñas y adolescentes un espacio para la exteriorización de emociones, sentimientos y pensamientos por medio del arte.

El hospital se ha convertido durante unos días en un taller de arte y los pacientes han podido pasar de tener una actitud más pasiva y receptora de atención a mostrarse activos y creativos, con mayor vitalidad. Sin duda, el arte nos permite transitar por las emociones y superar dificultades, contribuyendo así a la salud emocional y física.

Juntos somos más fuertes

Para finalizar quería agradecer a DKV, al Museu Nacional y a los artistas de BOA Mistura que pensaran en nuestro hospital para esta iniciativa que combina arte y humanización. Agradecer la participación e ilusión mostrada a todos nuestros pacientes pediátricos, los hospitalizados, los que vinieron desde su casa y a sus familias. También agradecer a los profesionales del Hospital Maternoinfantil Vall d’Hebron su colaboración. Ha quedado patente que para los profesionales que trabajan en el HMI Vall d’Hebron es muy importante mejorar el bienestar emocional de nuestros niños, niñas, adolescentes y familias: “El paciente siempre primero”.

Esta iniciativa ha demostrado que juntos somos más fuertes y que si vamos sumando somos imparables. Cada día cuando empiezo y finalizo mi jornada laboral, al entrar y salir por la entrada principal del HMI Vall d’Hebron, miro el mural, miro nuestra obra y leo esta gran palabra que representa una inyección de positivismo: “Superación”. Me hace tener muy presente lo necesario e importante que es superarse día a día, tanto profesional como personalmente. Superar un mal día, el dolor, el tratamiento, una pérdida, un ingreso, unos objetivos…

MªAngeles Aceituno
Hospital Maternoinfantil Vall d’Hebron
Z_ Guest blogger

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.