El tao de la manipulación de obras de arte

698

3053-044
Uno de los ponderables frecuentemente olvidados en la manipulación de obras de arte, al margen de consideraciones técnicas, es el talante con el que los art-handlers deben aproximarse a su trabajo. La peculiar naturaleza de esta profesión hace necesaria no sólo la experiencia técnica, sino también el entenderla como un eslabón más en la salvaguarda de los patrimonios culturales y en el éxito de las museografías. Tarea difícil, pues, la de comunicar un talante a una profesión que, aunque en sus vertientes técnicas se puede enseñar, en sus atmósferas es difícil de aprender. «El tao de la manipulación» es un homenaje a todos aquellos cuya vocación ha escogido los renglones menores del arte.

El tao de la manipulación

  1. La mejor manipulación es la que no llega a producirse. Las obras de arte, salvo contadas excepciones, no han sido pensadas para ser manipuladas.
  2. El mejor manipulador es aquel que sabe situarse en el punto medio de los acontecimientos.
  3. Un manipulador habla con las manos, bien es cierto, pero también con la torsión de su cuerpo, con su templanza, con el ritmo y las pausas. También con su mirada.
  4. La mejor de las manipulaciones posibles, será aquella que más se aproxime a la no-acción. Un manipulador de obras de arte gestiona silencios.
  5. Las obras de arte tienen estructura, forma y alma. Un buen manipulador debe atender estos tres ponderables en el proceso de manipulación.
  6. Si no hay fenómeno de la naturaleza eternamente duradero, cómo habría de ser el arte un bien perenne. La belleza de algunos objetos o actos artísticos reside, precisamente, en su escasa durabilidad. El art-handler debe tener en consideración ese hálito del arte. Debe hacerse uno con el sutil esfuerzo del arte por asir el Tiempo.
  7. No hay acción deshonrosa en una manipulación de objetos artísticos. Tan relevante es cambiar en el momento adecuado el aceite del motor del camión que transportará en su interior un objeto artístico, como restituir la capa pictórica de la mayor de las obras maestras de la historia del arte.
    abril (Banyoles) 060
  8. En un equipo de manipuladores, el supervisor no se impone al resto de compañeros. Todos los manipuladores han de hacerse uno con la obra de arte. El art-handler ha de hacerse uno con la obra y con los materiales colaterales que rodean el proceso de manipulación.
  9. No hay que acercarse con miedo a una obra de arte. Hay que buscar el punto medio entre la prudencia y la determinación. El art-handler consciente se da cuenta de que lo que otros temen del objeto, no es realmente temible. Los que no conocen el tao de la manipulación imponen límites al objeto. El manipulador consciente sabe ver las infinitudes del objeto y el acto.
  10. «Lo difícil y lo fácil mutuamente se integran». Parte del secreto de una buena manipulación surge de la liberación del deseo de hacer una buena manipulación. No buscando se obtiene.
  11. Un art-handler debe conocer el tao de la obra de arte. Ha de gestionar la torsión, los ritmos y quietudes de todos los materiales con los que trabaja.
  12. Acabada la manipulación, el art-handler debe retirarse. «Haz que tu yo sea más pequeño y limita tus deseos». Bórrate de la memoria de los actos y tu talante quedará adherido a ellos.
  13. Un manipulador debe ser transparente antes, durante y después de su acción. El silencio rige el habla del art-handler. La manipulación virtuosa pasa desapercibida.
  14. El Arte no es territorio adecuado para las doctrinas, pues es caldo de cultivo de las paradojas. La manipulación de obras de arte no puede ser, por tanto, una ciencia exacta. No es tampoco solamente una técnica.
  15. «Usa lo pesado en su levedad». La manipulación más compleja es fácil en sus principios. El art-handler sabio considera toda manipulación difícil, y jamás encuentra dificultades.
  16. El manipulador que quiere moldear los objetos, acaba por quebrarlos. Los vacíos son los que moldean al objeto. Las acciones del art-handler deben aunarse con los vacíos. La no-acción rige toda buena manipulación. «Lo débil y lo frágil vencen a lo duro y a lo fuerte».
  17. Tras toda obra de arte hay un ser humano.
  18. «Toda acción provoca reacciones». Conocer el camino del punto medio, conocer la equidistancia entre el objeto y la no-acción genera equilibrios.
  19. La no-actuación es la virtud superior de una manipulación. No buscar virtud en una manipulación, la no-intención es la que sitúa en el preciso no-lugar al art-handler. «Aprende la enseñanza del silencio».
  20. «Lo pesado dirige lo liviano. Lo inmóvil es señor del movimiento». Toda manipulación está regida por un eje sobre el que las acciones y los objetos rotan. Ese eje permite que todo permanezca en reposo aunque se mueva. El art-handler consciente busca asir el eje sobre el que acciones y objetos permanecen en reposo.
  21. P1000785El manipulador de obras de arte consciente, solamente en el no-ser, puede penetrar en lo impenetrable de una manipulación. El art-handler conquista cuando practica la renuncia. El que persigue éxitos jamás conquista. El que persigue el éxito del arte, no llega al Arte.
  22. El secreto de la sabia manipulación consiste en saber detenerse en lo que es suficiente. La práctica del tao es el íntimo refugio del art-handler. Es un arte transparente. Es un acto en el que diluirse. Equilibrarse en la no-acción.
  23. Las obras de arte perecen. Los objetos nobles perecen. Perecen las más innobles materias. Se esfuman las acciones. Perecen las ideas. Perecen los hombres. Quien conoce la armonía del vacío, conoce lo duradero.
  24. Todos los objetos merecen ser tratados como obras de arte.
  25. Aprender lo inaprehensible es parte del tao del art-handler. Conocer la naturaleza de los objetos y no forzarla no se puede aprender, sólo saber.
  26. «Todo lo que alcanza su plenitud comienza a declinar». El tao de una manipulación parece insípido y, sin embargo, alcanzarlo es el objetivo último del art-handler.
  27. Todo el mundo puede ser un buen art-handler si conoce el tao de la manipulación. Si se hace uno con la obra de arte, con los elementos colaterales, con los actos y los alientos del Arte.
  28. El arte del tao saborea lo insípido. «Halla la grandeza en lo pequeño».

¿Te habías detenido a pensar que todo en un museo está siempre en movimiento? ¿Crees que la disposición en las salas puede alterar los contenidos, el alma de la obra de arte? ¿Añadiríais algún otro punto a la lista?

Lluís Alabern
Mediació i Programació Cultural

3 Comentarios

  • Melcior
    26 de agosto de 2014 - 1:05 pm | Enlace permanente

    – Delicadesa en el més tosc, mà ferma en el més fràgil … yin yang sempre junts.

    – El punt 7, no és una mica efecte papallona?

    • Lluís Alabern
      27 de agosto de 2014 - 8:46 am | Enlace permanente

      El punt 7 fa una mica referència a valorar totes les feines que envoltant l’art. A vegades als entorns professionals de l’art es creen certes jerarquies. Sembla que és més important una cosa que una altre. No és ben be així, diu el Tao. Allò insignificant, pot seu clau a l’hora de manipular una peça o muntar una exposició. Et posaré un exemple: una vegada, varen fer una comanda de cargols que es trancaven quan els cargolaven. Eren cargols barats. Imagina la dificultat de treure cargols trencats de les parets!!! Ja no els hem tornat a comprar.

  • Melcior
    30 de agosto de 2014 - 8:53 am | Enlace permanente

    Llavors podríem dir que el municipal que regula el trànsit forma part de la manipulació d’una obra? O bé el de la resta de conductors de la via pública…? Si un escultor, no escull bé la qualitat dels materials amb què donarà ànima a una peça, el problema on és? En saber escollir bé o en el material ? …
    Però és del tot cert, els detalls «insignificants» son claus sempre, de fet, els grans resultats, són producte de la passió en els petits detalls…

  • Responder a Lluís Alabern Cancelar respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.