El violinista de Pablo Gargallo: una cuestión de incompatibilidad

814

La escultura de Pablo Gargallo El violinista sufre un grave deterioro a causa de la incompatibilidad de los materiales con los que está elaborada: un alma de madera recubierta de plomo. Por esa razón, desde Amigos del Museu Nacional se ha iniciado una campaña de micromecenazgo #SalvemosViolinista. El restaurador Àlex Masalles explica los detalles de la obra, el proceso de estudio y las intervenciones realizadas.

En el fondo del museo, que cuenta con un importante número de esculturas, Pablo Gargallo está suficientemente representado con obras en mármol y en metal.

¿Sabíais que esculturas de espacios públicos de Barcelona como, entre otras, los Jinetes del Estadio Olímpico de Montjuïc, los Aurigas olímpicos de Can Dragó, el Pastor del flautín y el Pastor con águila y cordero de la plaza de Catalunya o los grupos escultóricos de la Cabalgata de las valquirias de la embocadura del escenario del Palau de la Música Catalana son todas obras de Gargallo?

Gargallo, artista clave en la historia de la escultura catalana moderna, incorporó a su producción algunas de las concepciones de las vanguardias escultóricas, por ejemplo, la utilización del espacio y del vacío como elemento constitutivo de la obra y la experimentación con nuevos materiales. A pesar de su modernidad, Gargallo no abandonó jamás, a lo largo de su carrera, el estilo clasicista, a menudo relacionado con el modernismo y el noucentisme, que cultivó desde sus inicios. Atraído por los metales en lámina, como el cobre o el plomo, buscó nuevas soluciones técnicas y nuevos planteamientos formales, aunque continuó realizando esculturas con materiales tradicionales.

Pablo Gargallo en su taller de l’Avenue du Maine de París (1928) © Fototeca.cat

Pablo Gargallo en su taller de la Avenue du Maine de París (1928). © Fototeca.cat

 

Entre 1920 y 1923, Gargallo trabajó con el plomo, especialmente en forma de chapa, incorporando este material denso y dúctil en la construcción de sus esculturas dada su gran maleabilidad y la facilidad con que se podían realizar las uniones por soldadura. Creó un total de nueve esculturas experimentando con ese metal, pero El violinista –la primera de las nueve– es la única que incorpora en su interior un alma de madera.

En 1920, la Junta de Museos de Barcelona compró la escultura y, desde entonces, la pieza siempre ha estado expuesta. Generaciones sucesivas de visitantes la han podido contemplar en los museos de la ciudad.

Hace ahora unos doce años se observó por primera vez un pequeño bulto en el plomo de las piernas. Durante unos años se realizó un seguimiento periódico de la evolución de la escultura hasta que, a causa de un agravamiento progresivo de las condiciones del plomo, en 2010 se decidió retirarla de las salas de la colección permanente del Museu Nacional para colocarla en una urna en el taller de restauración de materiales inorgánicos, en condiciones de humedad relativa controlada por debajo del 39% para intentar ralentizar al máximo la alteración.

Estado actual de El violinista de Pablo Gargallo

Estado actual de El violinista de Pablo Gargallo

Una vez en el taller, hicimos un examen visual exhaustivo y profundizado del estado de conservación de la escultura, para diagnosticar qué patología sufría y cuáles eran sus causas. Además de las ampollas aparecidas en la superficie exterior del plomo en las piernas y en otros puntos de la escultura, se constató que algunas soldaduras se habían roto y el plomo se había deformado abriendo ranuras por donde se podía ver la madera del interior.

Àlex Masalles examinando la escultura

Àlex Masalles examinando la escultura. Foto: Gianluca Battista

soldaduras abiertas 1

Detalles de soldaduras abiertas en piernas y brazos

soldaduras abiertas 2

_

La presencia de madera era muy evidente en la parte inferior de la base donde se veía el bloque cilíndrico de pino que hace de pie de la escultura, así como por detrás de la cola derecha del frac. Se desconocía, sin embargo, la forma del resto de la escultura interna oculta por las láminas de plomo.

Un estudio comparativo de las fotografías de época en blanco y negro, tanto de las conservadas en el museo como de las cedidas por el Sr. Jean Anguera, nieto de Gargallo, con el estado actual de la obra ha revelado que algunas partes importantes de la escultura se encuentran bastante deformadas, ya sea por accidente o por una manipulación torpe, lo que altera considerablemente su forma original. Teniendo en cuenta la fragilidad de la pieza y la dificultad para moverla sin provocar deformaciones, no es extraño que se limitase al máximo su salida del museo. A pesar de ello, sin embargo, El violinista no ha podido evitar los distintos traslados que ha sufrido la colección a lo largo de su historia.

Importants deformacions plàstiques als faldons del frac

Importantes deformaciones plásticas en los faldones del frac

faldons2

_

El progreso de la enfermedad del plomo comportó la eclosión de las ampollas a través de las que se pudo ver una sustancia blanca parecida al yeso, cuya composición resultó ser carbonato básico de plomo o hidrocerusita, el pigmento conocido como blanco de plomo. No había duda que los vapores orgánicos volátiles emitidos por la madera de pino del interior eran los responsables de la corrosión del plomo por carbonatación, fenómeno conocido desde hace mucho tiempo y que afecta, entre otros, a los tubos de los órganos, las colecciones de numismática y las maquetas de barcos.

Detalle de la carbonatación del plomo en las piernas

Detalle de la carbonatación del plomo en las piernas tal y como se presenta a día de hoy

Claro está que Gargallo no era consciente de que estaba utilizando dos materiales químicamente incompatibles: el plomo y la madera. Desde el momento en que acabó de soldar la última plancha se inició en el interior de la escultura el ataque del plomo por los ácidos volátiles emanados por la madera, que ha continuado sin interrupción hasta nuestros días. Una reacción química que ha ido trabajando inexorablemente, incluso en el supuesto que la madera ya haya dejado de emitir compuestos orgánicos volátiles.

Después de realizar diversos estudios sobre posibles tratamientos del plomo, aprovechando unas piezas de plomo del Gabinet Numismàtic de Catalunya afectadas por la misma corrosión, se concluyó que lo más adecuado era tratar el plomo en un horno de plasma frío para eliminar los productos de la corrosión. Una prueba realizada en el horno de plasma del IQS (Institut Químic de Sarrià) de Barcelona sobre una maqueta similar a la escultura, nos confirmó que sería necesario desmontar El violinista antes de tratarlo, ya que hay que liberar las láminas de plomo del alma interna de madera para que el tratamiento sea efectivo.

Antes de esta operación traumática, nada frecuente en las intervenciones de restauración, era necesario conocer los materiales y la técnica de construcción de la escultura, así como el grado de afectación por carbonatación en el interior del plomo. La escultura viajó hasta el Paul Scherrer Institut de Suiza donde, gracias a un proyecto europeo de investigación, fue analizada en todo su volumen con dos técnicas de análisis no destructivas: radiografías de neutrones y tomografías.

Radiografia de neutrones

Radiografía de neutrones de El violinista obtenida en el Paul Scherrer Institut de Suiza, donde se puede distinguir claramente el alma interna de madera (en negro)

Ahora sabemos que Gargallo hizo El violinista con láminas de plomo recortadas, conformadas en frío, soldadas y clavadas con clavos y tachuelas sobre un alma de madera de pino que le hace de estructura de soporte. Solo en la cabeza hemos podido detectar veintidós clavos que fijan las láminas que dibujan el cabello. El alma de madera está tallada con gubias a partir de un bloque de madera formado por tres tablones encolados y tiene una forma muy aproximada al volumen de la figura de plomo. Casi se podría decir que la madera está “vestida” con un frac de plomo.

El estudio con neutrones también nos permitió ver el alcance de la corrosión en el interior del plomo que podríamos estimar en un 15-20% del total de la superficie interna, mucho más importante de lo que se pensaba.

Reconstrucción virtual en 3D

Reconstrucción virtual en 3D donde se muestran, en rojo, las zonas afectadas por carbonatación del plomo en el interior de la escultura

Con todos los datos obtenidos a través de los estudios previos llevados a cabo sobre la escultura, hemos podido diseñar una estrategia específica de intervención que consistirá fundamentalmente en:

  • escaneo 3D de todas las partes de la escultura
  • desmontaje de la obra garantizando la mínima invasión del plomo original
  • tratamiento de la corrosión del plomo en horno de plasma frío
  • eliminación de las deformaciones plásticas y reintegración de las pérdidas
  • sustitución del alma interior de madera por un soporte de material inerte, si se comprueba científicamente que la madera sigue emitiendo compuestos orgánicos volátiles
  • montaje y unión de las partes
  • construcción de una bandeja para la futura manipulación y transporte de la obra
  • presentación de la escultura en una vitrina de conservación pasiva

Coste de la intervención

La utilización de diversas tecnologías industriales, como por ejemplo los escaneos en 3D, fresados numéricos, impresiones digitales en 3D o el tratamiento en horno de plasma serán imprescindibles para llevar a cabo la intervención propuesta.

El coste total para la contratación de las empresas que participarán en las diferentes fases del proyecto, después de valorar varias ofertas, es de 46.000 €, un precio que no incluye los trabajos de conservación-restauración del museo, ni las radiografías de neutrones y tomografías previas. Solo el coste de estas pruebas realizadas en el reactor de neutrones del Paul Scherrer Institut, necesarias para tener un conocimiento del interior de la escultura, además de poder cuantificar y localizar su alteración, sobrepasaría por mucho la cantidad calculada para las tareas de las empresas.

No queremos renunciar a exponer de nuevo El violinista de Gargallo y por eso los Amigos del Museo, han mostrado su firme compromiso con la conservación de las colecciones del museo y han iniciado una campaña de micromecenazgo para recoger los fondos necesarios que permitirán afrontar los costes de esta compleja intervención.

Enlaces recomendados

Restauració de béns culturals (vídeo del programa Arts i oficis, canal 33)

SOS para salvar una escultura de Pablo Gargallo, El País, 12 de abril de 2016

Estudio científico de la obra El violinsta

‘El violinista’ de Pablo Gargallo / ‘The violinista’ by Pablo Gargallo, video 04:17 min

Àlex Masalles
Conservador-restaurador de materials inorgànics

Un comentario

  • vicens mascarell llàcer
    14 de abril de 2016 - 11:03 pm | Enlace permanente

    Reconec, de principi, el meu escàs coneixement en restauració d’obres d’art…però en el cas que s’exposa, l’entenc com un despropòsit pel seu elevat cost …No seria millor, amb les cures pal.liatives pertinents, deixar-la «morir en pau» ? En el cas que en Gargallo hagués pogut decidir, creieu que podria més el seu ego i no consideraria tot el que es podria fer amb aquests diners ? No us val l’exemple de la Sda. Familia (salvant la magnitud) ?…..A no ser que predominin d’altres interessos, clar.

  • Responder a vicens mascarell llàcer Cancelar respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.