Las fotografías de Marianne Breslauer del viaje por nuestro país en 1933

5.426
Pepe Serra

Fotógrafa (autoretrato), Berlín 1933 © Marianne Breslauer / Fotostiftung Schweiz, Winterthur

1-_mariane_breslauer_annemarie_schwarzenbach_berlin_1932-_fotostiftung_schweiz_wintertur-ret

Annemarie Schwarzenbach, Berlín 1932 © Marianne Breslauer / Fotostiftung Schweiz, Winterthur

Desde mi infancia lo único que me ha interesado ha sido el arte, para ser exactos: la pintura. Ya a los cuatro años me encantaba ir a los museos y esto no es ninguna exageración. […] Cuando tenía quince años vi una exposición de fotografías en la galería Flechtheim: retratos de la fotógrafa Hanna Riess que me gustaron tanto que decidí aprender la fotografía. (Marianne Breslauer, en Retrospektive Fotografie, 1979).

La exposición Marianne Breslauer. Fotografías 1927-1938, que se puede ver en las salas de arte moderno del museo hasta el 29 de enero, es el resultado de una larga investigación sobre la obra y la vida de esta fotógrafa alemana a cargo de la comisaria de la muestra, Mercedes Valdivieso. Es la primera vez que el conjunto de su trabajo se presenta en nuestro país.

Exposición en las salas de arte moderno del Museu Nacional. Foto: Marta Mérida

Siguiendo literalmente las explicaciones de la propia comisaria, tanto en la rueda de prensa como en su texto del catálogo, podemos hacer un recorrido por la exposición:

La trayectoria de Breslauer, perteneciente a una familia de la burguesía ilustrada de origen judío, se vio truncada por la llegada al poder del Nacionalsocialismo, el año 1933, lo que la obligó a exiliarse, dejando una obra que va del 1927 al 1938, y que se enmarca dentro de la denominada Nueva fotografía.

Quiero imaginarme que mis fotografías desprenden una cierta poesía y no tienen nada que ver con la Nueva Objetividad, que estaba en auge en la década de los veinte. Como ya he mencionado, en mis fotos hay algo más bien poético y esto me continúa satisfaciendo hasta hoy, (Marianne Breslauer en Bilder meines Lebens. Erinnerungen, 2009).

Esta exposición quiere poner especial atención en las fotografías que realizó durante su viaje a España y Andorra, junto con la escritora y periodista suiza Annemarie Schwarzenbach, en la primavera de 1933. En este apartado de la muestra, se capta la naturalidad con que Breslauer se desenvuelve en la profesión de reportera gráfica:

Las fotógrafas se dedicaban principalmente a trabajar en el estudio y fotografías allí a la gente, niños por Navidades o parejas de novios. Esto era lo que se consideraba lo adecuado para una mujer, pero a mí lo que me interesaba era lo que más tarde se ha llamado reportaje o fotografía de prensa, que estaba desarrollándose por entonces (Breslauer, 2009).

El viaje

Gracias a las anotaciones concisas que dejó Breslauer podemos reconstruir el recorrido de este viaje y fechar con exactitud las fotografías que hizo. El 14 de mayo de 1933 comenzaron por Girona pasando después por Barcelona, Sant Cugat, Montserrat, Puigcerdà, Andorra, Huesca, Pamplona, San Sebastián y Loyola.

Schulmädchen, Gerona, 1933

Colegiala, Girona, 1933 © Marianne Breslauer / Schweizerische Nationalbibliothek Bern.

12-_mariane_breslauer_sense_titol_annemarie_schwarzenbach_travessant_el_pont_eiffel_sobre_el_riu_onar_girona_1933-_schweizeriche_nationalbibliotheknb_bern

Sin título (Annemarie Schwarzenbach cruzando el puente Eiffel sobre el río Oñar), Girona 1933 © Marianne Breslauer / Schweizerische Nationalbibliothek Bern.

El viaje duró dos semanas y recorrieron la cordillera pirenaica de este a oeste, influenciadas seguramente en el viaje que años antes había documentado el escritor y periodista Kurt Tucholsky en su obra Ein Pyräneenbuch (‘Un libro sobre los Pirineos’), pero en dirección contraria.

Entre los lugares que visitaron destaca el monasterio de Sant Cugat del Vallès, donde en algunas fotografías se puede ver a Schwarzenbach tomando notas en el claustro, que luego utilizaría para redactar los artículos.

En estas fotografías se vislumbra la particular mirada de Marianne Breslauer, que no pone todo el foco en los monumentos en sí, con la excepción de sus visitas a Girona o Montserrat, sino que fija su mirada sobre pequeños detalles o personajes que le llaman la atención.

Un buen ejemplo de esta mirada particular son las fotografías que realizó en Barcelona donde, a diferencia de lo que habría hecho un reportero tradicional, fotografió las ocas del claustro gótico de la catedral y los bañistas de la playa disfrutando de un día de sol.

Destacan particularmente las fotografías donde podemos ver el Mercedes blanco con el que hicieron el viaje, y que sin duda, dejaba boquiabierto a quienes se encontraban por el camino, o las de los niños, que más adelante Schwarzenbach utilizó para ilustrar su artículo sobre los niños de los Pirineos que publicaría en una revista suiza, y que muestran cómo vivía la infancia en estas tierras. Estas instantáneas demuestran la convivencia de dos mundos opuestos: uno tradicional y aislado, que es el de los pueblos y los oficios ancestrales, y uno nuevo, que rebosaba modernidad.

Sin título (Annemarie Schwarzenbach con su automóvil y un pastor), Pirineos. © Marianne Breslauer / Schweizerische Nationalbibliothek NB, Bern.

10-_mariane_breslauer_sense_titol_annemarie_schwarzenbach_al_seu_cotxe_i_uns_nens_gitanos_pirineus1933-_schweizerische_nationalbibliothek_nb_bern

Sin título(Annemarie Schwarzenbach en su coche y unos niños gitanos), Pirineos 1933 © Marianne Breslauer / Schweizerische Nationalbibliothek NB, Bern.

Donde más tiempo se estuvieron fue en Pamplona, influenciadas por el éxito de la novela Fiesta de Hemingway, traducida al alemán en 1928. Como dice Breslauer en sus memorias, querían «respirar la atmósfera que había descrito Hemingway de manera tan impresionante».

Las fotografías de este viaje, fruto del encargo de la agencia berlinesa Academia, no vieron la luz en Alemania, salvo alguna excepción, debido a los cambios políticos que estaban sucediendo en el país. La agencia pidió a Breslauer que firmara el reportaje con el seudónimo de Annelise Brauer, pero ella lo rechazó.

Tras varias peripecias debidas al exilio obligado, Breslauer prácticamente abandonó la profesión, con la excepción de las reproducciones de obras de arte que hizo para el negocio de su marido, que era marchante de arte.

3332-022

Foto: Marta Mérida

A pesar de la corta trayectoria de Breslauer, sus obras ya forman parte de la historia de la fotografía. Os invitamos a descubrirlas en las salas de Arte Moderno del Museu Nacional d’Art de Catalunya.

Enlaces recomendados

Catálogo de la exposición Marianne Breslauer

Les Dones fotògrafes a la República de Weimar, ficha del catálogo consultable en la Biblioteca del museo

Noticias en los medios

El MNAC muestra por primera vez la fotografía de Marianne Breslauer, La Vanguardia

Marianne Breslauer, la fotógrafa judía que huyó de los nazis, Cambio 16

Marianne Breslauer, la fotògrafa del que passa desapercebut, diari ARA

Marianne Breslauer, once años de Nueva Fotografía, Mas de Arte

La fotógrafa truncada por el nazismo, El País

Marianne Breslauer regresa a España, Babelia, El País

Pepe Serra
Director del Museu Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.