¡Estrenamos Renacimiento y barroco!

3.885

Con mucha ilusión y después de meses de planificar, replantear, investigar, restaurar, documentar, adecuar espacios, mover obras de reservas, colgar y descolgar, escribir, rotular, iluminar, en fin, todo lo que conlleva una nueva presentación museográfica de centenares de obras de la colección, ayer miércoles 24 reabrimos Renacimiento y barroco.

Iremos hablando de ello a lo largo de año en el blog, comentando artistas y obras. Hoy os ofrecemos una panorámica del proyecto de renovación, qué nos hemos propuesto y qué encontraréis cuando visitéis las nuevas salas.

La renovación en 7 flashes

  1. Como novedad y signo de diferenciación respecto a anteriores presentaciones, por primera vez, tanto la colección Cambó como la colección Thyssen están integradas en el recorrido del itinerario expositivo.
  2. Esta integración supone, por encima de todo, ofrecer al visitante un relato más completo del período, hasta ahora parcelado en función de la procedencia de las obras, factor que dificultaba una lectura fluida por parte del público. Para la colección, la integración contribuye a una revalorización de todo el conjunto expuesto. Se refuerzan los vínculos entre las obras y se favorece la posibilidad de que las obras de las dos colecciones se contextualicen y dialoguen con el resto de obras expuestas. Se produce un fenómeno de redescubrimiento de dos colecciones muy valiosas.

Peter Paulus Rubens, Lady Aletheia Talbot, condesa de Arundel, 1620

Giacomo Ceruti (Pitocchetto), Tres mendigos, 1736

  1. Una narrativa abierta, con un discurso expositivo basado en los nuevos criterios de presentación de las obras. La apuesta ha sido construir relatos a partir de las obras de la colección y renunciar al objetivo de mantener una estructura expositiva rígida basada en modelos canónicos y academicistas.

Aberto Carlieri, La Presentación de la Virgen, primer cuarto del siglo XVIII

Obstinarse en la defensa de un sistema tradicional de ordenación de las colecciones, que agrupase las obras por etapas o estilos artísticos, hubiera provocado disfunciones discursivas, puesto que las obras conservadas no reflejan un ideal canónico. La alternativa ha sido reivindicar las obras seleccionadas y apostar por una narrativa más flexible que superara la rigidez de un modelo reduccionista. Han sido las mismas obras las que han acabado por configurar una estructura discursiva mucho más dinámica, abierta y receptiva a vehicular la incidencia de otros factores de tipo cultural, social e ideológico. Así pues, en la nueva presentación predomina un planteamiento más sincrónico que diacrónico, con líneas temáticas, como por ejemplo “La inercia medieval”, “Los géneros visuales”, “Arte y devoción”, “La Madona, amor y maternidad”, “La iluminación”, “Bodegones”, “Biografías pintadas”, “La Cataluña de los siglos XVII y XVIII” y “Mito y alegoría”, entre otros.

Damià Campeny, Lucrecia, 1803

En el caso de la representación del arte catalán, el proyecto ha querido remarcar la especificidad de la colección, en la que predominan las producciones catalanas. Por lo tanto, el objetivo aquí ha sido destacar, con un interés patrimonial, la vinculación histórica del Museu Nacional con el arte catalán de la época, muy bien representado por la obra de un grupo de artistas activos en Cataluña, durante la primera mitad del siglo xvi, y por artistas que, como Antoni Viladomat o Francesc Pla, “el Vigatà”, de los que el museo conserva un gran número de sus producciones.

  1. La nueva presentación incluye 22 obras que nunca han sido expuestas anteriormente y otras que no estaban en exposición desde hacía unos años.

Willem Dermoyen, Triunfo de la fama sobre la muerte, 1540-1550

Doménikos Theotokópoulos (El Greco), La Anunciación, 1572-1576, Colección Muñoz Ramonet [depósito judicial]

La remodelación de la Colección de Renacimiento y Barroco ha comportado la intervención de numerosas obras: se ha revisado el estado de conservación de un centenar de piezas, se han cambiado marcos, se han hecho exámenes y análisis de obras relevantes y se ha actuado en profundidad en más de 20 piezas.

  1. Incremento del número de obras expuestas, respecto a anteriores montajes, y de la superficie total expositiva. Se exponen cerca de 300 obras. De ellas 207 son pinturas, 26 esculturas, 53 dibujos y grabados, 9 fotografías, más libros, medallas y monedas, un tapiz y un mueble. En cuanto al espacio expositivo, hay un total de 1313 m² y  se ha incrementado con 200 metros lineales de pared.

Bartolomé Bermejo, Cristo en el Paraíso, hacia 1475, Depósito de l’Institut Amatller d’Art Hispànic

Josep Bernat Flaugier, Estudio de busto femenino, hacia 1800-1812

  1. Se ha puesto a disposición de los visitantes un gran número de recursos gráficos destinados a facilitar la lectura de las obras en exposición. Se han centrado los esfuerzos en crear una visita atractiva al gran público, facilitando herramientas de interpretación de las obras. Encontraréis muchas cartelas comentadas, textos de ámbito y cápsulas expositivas. Los elementos gráficos de las salas se complementan con recursos en la web y la nueva audioguía, con una selección de 25 obras en 8 idiomas, soportes que enriquecen el mecanismo de mediación ofrecido al público.

Audioguía

Cápsula expositiva

  1. El recorrido expositivo incluye un espacio destinado a exponer una selección de obra gráfica, básicamente grabados que pertenecen a la colección del Gabinete de Dibujos y Grabados. El objetivo de este ámbito es doble:
    • remarcar la importancia del grabado como disciplina fundamental para entender la irradiación de las ideas artísticas y la creatividad del período. Al fin y al cabo, la estampa tomará impulso con la irrupción del Renacimiento y se constituirá como un soporte de expresión artística muy original y muy apreciado por los grandes coleccionistas de la época.
    • dar visibilidad a una parte del patrimonio de la obra sobre papel que conserva el museo, desgraciadamente muy poco conocidas por el gran público. De la misma manera, los fondos de la obra gráfica presentan una vinculación directa con algunos de los coleccionistas de la época que, como en el caso del crítico y escritor modernista Raimon Casellas, en un momento muy inicial supieron apreciar y valorar el interés de este material gráfico.

Ramon Martí i Alsina, Autoretrat, cap a 1875

El espacio se configura siguiendo el modelo de los gabinetes de obra gráfica y, por razones de conservación preventiva, las obras se exponen con unos criterios de presentación distintos al resto de la colección, en cuanto a protección, iluminación, etc. Se mantienen los criterios internacionales para la exposición de obra sobre papel. Como novedad, los visitantes pueden abrir los diferentes cajones de obra gráfica.

Cajones de obra gráfica que el visitante puede abrir

  1. La presentación se ve enriquecida con material bibliográfico perteneciente a la colección de la biblioteca del museo. Se trata de una colección de libros del fondo antiguo que, además de diversificar el material expuesto, también permiten acercarnos al fenómeno de las obras literarias de contenido artístico.

Giorgio Vasari, Le vite de piu eccellenti pittori, scultori, & architettori, 1550

A partir del siglo xvi, se produce un incremento de los libros editados y una difusión de los tratados artísticos que ayudaran a difundir las ideas artísticas y a proporcionar recursos visuales a los artistas que les permitan resolver los problemas de orden compositivo. Evidentemente, la selección también valora la riqueza de los fondos que conserva la Biblioteca Joaquim Folch i Torres, destacada por ser una de las primeras bibliotecas estatales especializada en libros de historia del arte.

Un proyecto vivo

Respondiendo a la misma filosofía abierta de la narrativa que hemos propuesto, el proyecto seguirá vivo, habrá movimiento de obras por motivos de conservación, de préstamo a otros museos locales e internacionales, para ofrecer nuevas lecturas o para acoger nuevas adquisiciones que se puedan producir. Así mismo, prevemos enriquecer los soportes interpretativos con más material multimedia, tanto en línea como en las salas.

Sales abans de la renovació

Noves sales de Renaixement i Barroc

Y seremos muy receptivos a la percepción del público. Los visitantes nos dirán (nos diréis) cómo ha ido el estreno y, sobre todo, si recomendaríais la visita en vuestros círculos.

El Museu Nacional está ahora mucho más completo y es mejor. ¡Aquí os esperamos!

Enlaces relacionados

Dossier de premsa (pdf, 16 MB)

El MNAC abre sus puertas a lo mejor del Renacimiento y el Barroco, La Vanguardia

El MNAC realza la importancia de sus fondos de renacimiento y barroco, El Periódico

Redacció museu

2 Comentarios

  • Carmen Sánchez Cabezuelo
    5 de febrero de 2018 - 11:28 am | Enlace permanente

    Ayer domingo, 4 de febrero, visité la magnífica exposición de Barroco y Renacimiento. Nada que objetar al montaje de la misma; sí quiero manifestar el desagrado por la cantidad de faltas de ortografía que encontré, tanto en los paneles explicativos, como en los pequeños cartelitos situados junto a las obras. Creo que esa falta de atención denota poca revisión de los textos. Ya hice mi protesta en las hojas que dan a la entrada del MNAC.
    Por el bien de la cultura, toda; por el uso correcto de los idiomas, todos, espero resuelvan ustedes esos errores.
    Gracias.

  • 6 de febrero de 2018 - 4:15 pm | Enlace permanente

    Agradecemos su observación, Carmen. Todos los textos pasan por un proceso de revisión pero los haremos revisar de nuevo. Disculpas y gracias por su interés y su visita.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.