El desembarco de Inglaterra: William Morris

1.334

La exposición William Morris y el Movimiento Arts & Crafts en Gran Bretaña, que hoy inauguramos en el museo, es una buena ocasión para zambullirse en un episodio cultural de gran alcance, cautivador y de ensueño, que tuvo su irradiación en Barcelona.

Sueño

El retrato de la esposa de William Morris inspiró un sueño del crítico J.E. Cirlot, que la consideraba una prodigiosa encarnación de la belleza de la Inglaterra victoriana. Y, ante el retrato de Elizabeth Siddal como Beata Beatrix sintió el deseo de arrodillarse.

Dante Gabriel Rosetti, La Donna della finestra (Portrait of Jane Morris ), 1870. Museums and Galleries, City of bradford MDC

Dante Gabriel Rosetti, La Donna della finestra (retrato de Jane Morris ), 1870. Museums and Galleries, City of Bradford MDC

Dante Gabriel Rossetti, Beata Beatrix c.1864–70. Tate Britain

P.R.B.: Pre-Raphaelite Brotherhood

A pesar de las fantasías que puedan despertar las telas de este grupo de artistas victorianos iconoclastas, que desafiaron las convenciones estéticas de la Royal Academy de Londres en 1849, lo cierto es que recibieron críticas muy hostiles, como recordaba el periódico barcelonés La Vanguardia. En la Exposición Universal de París de 1855, fueron calificados de secta: “Eran como setas, no había rastro de la tradición inglesa de Reynolds, Lawrence, Constable o Turner”. Firmaban misteriosamente P.R.B. y, más tarde, se supo que aquellas iniciales significaban Pre-Raphaelite Brotherhood. Su ideólogo fue el escritor y crítico John Ruskin, llamado “apóstol de la belleza”, que infundió en aquellos creadores la idea moralizante del arte.

Reflejos

En la década de 1890 se extiende la influencia de los Prerrafaelitas a lo largo del continente, mezclada con el simbolismo franco-belga e incide en las artes visuales y decorativas. Las pinturas de aquellos artistas ingleses, que invocaban la edad media, episodios bíblicos o leyendas artúricas, fueron admiradas, entre otros, por Julio Romero de Torres, Miquel Viladrich o Eduardo Chicharro. Algunos de ellos, incluso, pasaron temporadas en Gran Bretaña para estudiar el legado de los Prerrafaelitas. Santiago Rusiñol, también, evocó la pureza de los pintores primitivos italianos con formatos inspirados en los viejos retablos.

Chicharro, Eduardo, The Poem of Armida and Reinaldo, MNCARS

Chicharro, Eduardo, El poema de Armida y Reinaldo , 1904. MNCARS

Viladrich, Miquel, Las Herméticas, Museu d’Art Jaume Morera de Lleida, 1909

Allegory of Poetry by Santiago Rusiñol

Rusiñol, Santiago, Alegoría de la Poesía, 1894. Museus de Sitges

Reflujos

John Ruskin y William Morris fueron especialmente populares una después de morir. Los lectores se quejaban de que adquirir un libro de Ruskin era un sacrificio económico por su alto precio, teniendo en cuenta, además, los títulos ininteligibles y sus ideas caprichosas.

Por otro lado, el polifacético William Morris (diseñador, artista, poeta, activista político, ecologista, conservador, socialista) fue objeto de diferentes claves interpretativas y, en ocasiones, mal digerido: la traducción catalana de su novela utópica Noticias de ninguna parte (1890) le costó el cargo a Eugeni d’Ors al ser considerada inmoral por su apología del amor libre.

The Studio, una revista fascinante

Inglaterra no era el destino prioritario de los artistas catalanes. En els Quatre Gats se admiraban especialmente los dibujos de Steinlen publicados en la revista Gil Blas. Ramon Casas seguía a Whistler, uno de los enemigos públicos de John Ruskin, a quien llevó a juicio.

Sin embargo… un día cambiaron las cosas, cuando llegó una revista inglesa que fascinó a toda una generación de diseñadores y decoradores: The Studio. La llevaba bajo el brazo Alexandre de Riquer, embajador de la cultura artística británica a raíz de sus estancias en aquel país. Se despertó una nueva devoción inglesa que también caló en las tierras gerundenses de Rafael Masó.

Alexandre de Riquer, Ex-libris Alexandre de Riquer, 1901

Alexandre de Riquer, Ex-libris Alexandre de Riquer, 1901

Exposición Internacional de Barcelona de 1907

Un hito para el conocimiento directo del arte británico en Barcelona fue la Exposición Internacional de 1907. El poeta-artista-artesano Alexandre de Riquer fue el comisario de la sección inglesa y gestionó los préstamos de obras y de algunas adquisiciones con destino al Museu Nacional, como las creaciones de Edward Burne-Jones, A. Rackham, A. Woodward, Brangwyn, León Solon o el diseñador y esmaltador de las Arts and Crafts Alexander Fisher. Unos esmaltes que incitaron a Marià Andreu a un récord Guinnes: la realización de un esmalte gigante.

Edward Burne-Jones, Study of a Female Head, 1894

Edward Burne-Jones, Estudio de cabeza femenina, 1894

Mariano Andreu, The blind, 1911-1914. Enamel. Museu de Mataró

Mariano Andreu, El ciego, 1911-1914. Esmalte. Museu de Mataró

 

León-Víctor Solon, Ave Maria Stella, 1898. Museu del Disseny

León-Víctor Solon, Ave Maria Stella, 1898. Museu del Disseny

Tapas de encuadernación en cuero pirograbado, del libro de John Ruskin 1911. Biblioteca del Museu Nacional

Tapas de encuadernación en cuero pirograbado, del libro de John Ruskin 1911. Biblioteca del Museu Nacional

Alexander Fisher Chalice, 1907. Museu del Disseny

Alexander Fisher, Calze, 1907. Museu del Disseny

Triptych, depicts scenes of St Patrick's life in Ireland, enamels and brass inlaid with silver and painted with enamels, London, c. 1903, by Alexander Fisher, National Museum of Ireland

Alexander Fisher, Tríptico esmaltado con escenas de la vida de san Patricio, c. 1903, National Museum of Ireland

Asimismo, el espíritu de Morris y las Arts and Crafts había llegado a los diferentes talleres de ceramistas, vidrieros o ebanistas, que trabajaban al abrigo de los arquitectos de la Barcelona modernista. Un momento esplendoroso que no pasó inadvertido a los ojos del autor inglés de Retorno a Brideshead, Evelyn Waugh, quien quedó fascinado ante los revestimientos cerámicos de la Casa Batlló de Gaudí.

Continuum

Pugin, Ruskin y Morris exaltaron la belleza y la sinceridad de la época de las catedrales, y consideraban que el trabajo manual de los oficios y el placer que este generaba era antídoto para el demonio engendrado por la era industrial capitalista. Aunque sin un espíritu mesiánico, nuestras artes decorativas también abogan por un renacimiento nostálgico de las artesanías como lo reflejan las tallas, las marqueterías, los vitrales emplomados, las grisallas, los esmaltes, las forjas, las tapicerías, la joyería o el conjunto de interiores, himnos poéticos de la belleza cotidiana o las nuevas jaulas de oro protectoras de los embates sociales.

Invito a los visitantes de la exposición a que comparen el secreter de Joan Busquets, con esmaltes de Limoges y marqueterías, o la lámpara de la Casa Amatller de Puig i Cadafalch, que recuerda a una corona votiva medieval; con un diseño de F.L. Wright o las sillas de Ch. R. Mackintosh que abren un nuevo camino.

Josep Puig i Cadafalch, Lámpara de techo con decoración floral, hacia 1900

Joan Busquets, Drinks cabinet, circa 1911

Joan Busquets, Licorera, circa 1911

Frank Lloyd Wright. Kindersymphony. 1912

Frank Lloyd Wright. Kindersymphony (Simfonia d’infantesa). 1912 © Frank Lloyd Wright, VEGAP, Barcelona, 2018 / Victoria and Albert Museum, London.

Consumo

Con el cambio de siglo, el arte inglés se popularizó en el interiorismo. La cerámica inglesa de la firma Minton, que comercializaba el mueblista Francesc Vidal en su tienda, llenaba bufetes y trincheros barceloneses.

La restauración reciente de la Casa Amatller de Puig y Cadafalch ha sacado a la luz diseños de terciopelo liberty de Harry Napper en la sala de música. Los tejidos liberty eran apreciados y se podían adquirir en las tiendas y los almacenes de la ciudad como recordaba la publicidad del momento.

Alexandre de Riquer, Antigua Casa Franch (Former Casa Franch), 1899

Alexandre de Riquer, Antigua Casa Franch1899

Casa Amatller: Music room, 1901 Casa Amatller: dining room. 1901 Casa Amatller: music room, bedroom and dining room. 1901
Casa Amatller: sala de música, comedor y dormitorio. 1901

Enlaces recomendados

John Ruskin, todas las razones para amar lo medieval, Masdearte

William Morris y compañía: el movimiento Arts and Crafts en Gran Bretaña, Fundación Juan March

Acerca de la influencia de William Morris y el movimiento Arts & Crafts en Cataluña. Anna Calvera. D’Art [PDF 497 KB]

Alexandre de Riquer: The British Connection in Catalan Modernisme. Eliseu Trenc Ballester & Alan Yates. The Anglo-Catalan Society [PDF 1,07 MB ]

Mariàngels Fondevila
Art Modern i Contemporani

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.