Curiosidades de la colección: Arte Moderno

2.867

Con este post iniciamos la serie Curiosidades de la colección, que iremos publicando regularmente. El primer artículo lo dedicamos al Arte Moderno.

¿Sabíais que esta pintura es una de las obras más plagiadas y mediáticas del arte catalán?

Esta pintura que representa a unas figuras en la playa bajo una gran sombrilla, de intenso y brillante cromatismo y de influencia japonesa, gozó de gran popularidad. Hasta el punto que fue objeto de numerosos plagios, y figuró en carteles o, incluso, en abanicos japoneses. Lluís Masriera realizó una exposición en Londres de las réplicas de esta pintura (con éxito de ventas) y, más tarde, animado por la popularidad alcanzada, escribió la comedia titulada Sota l’ombrel·la.

En vísperas de la Guerra Civil, amigos y admiradores de Lluís Masriera hicieron donación de esta pintura al museo, adquirida por suscripción pública.

Lluís Masriera, Sombras reflejadas, 1920

Lluís Masriera, Sombras reflejadas, 1920

Mariàngels Fondevila

¿Sabíais que Ramon Casas no quedó satisfecho de su conocida pintura Plein air?

Realizada durante su estancia en Montmartre en compañía de Santiago Rusiñol, en la que ambos artistas pintaron gran parte de las mejores obras de sus respectivas producciones, Casas decidió enviar esta tela a la Exposición General de Bellas Artes celebrada en Barcelona en 1891, en vez de reservarla para alguna de las manifestaciones artísticas parisinas. Según explica él mismo en una carta que, desde París, envió a su hermana Elisa, “aquel cuadrito del molino [era] de lo peor que he hecho este invierno, si bien resulta algo vendible, por eso la mandé allí”.

Con independencia del acierto de la autocrítica, el hecho evidencia el escaso interés que en aquel momento tenía Casas por el ambiente artístico de su ciudad, donde prevalecía un gusto muy conservador.

Ramon Casas, Plein air, París hacia 1890-1891

Ramon Casas, Plein air, París hacia 1890-1891

Cristina Mendoza

¿Sabíais que el museo conserva un importante número de producciones orientalistas?

La exposición de Josep Tapiró, pintor que vivió muchos años en Tánger, constituye una magnífica oportunidad para recordar los ecos orientalistas presentes en el Gabinete de Dibujos y Grabados.

El orientalismo es un género artístico del siglo XIX que históricamente coincide con el proceso de expansión colonialista de los estados europeos, caracterizado por la representación de un imaginario exótico y escapista. Entre los artistas que cultivan dichos motivos presentes en la colección, hemos mencionado a Mariano Fortuny como uno de sus autores más relevantes. Obras como Playa africana, Vista de Tetuán o La plegaria, adquirida recientemente, evidencian el alto nivel cualitativo del artista y la riqueza de un fondo que se complementa con la obra de otros pintores menos conocidos como, por ejemplo, el italiano Giuseppe Signorini, dos de sus dibujos se conservan en el Museu Nacional.

Josep Tapiró, El santón darcawi de Marrakech, hacia 1890-1900

Josep Tapiró, El santón darcawi de Marrakech, hacia 1890-1900

Francesc Quílez

¿Sabíais cuánto costó El recodo del Loing en 1917?

En 1916, un grupo de personalidades del mundo del arte y la cultura solicitaron realizar una exposición de artistas franceses en Barcelona que, en aquellos momentos, no podían exponer en los famosos Salones de París, clausurados en motivo de la Primera Guerra Mundial. La exposición se inauguró el 23 de abril de 1917 en el Palacio de Bellas Artes. Se presentaron casi 1.500 obras y artistas tan destacados como Manet, Morisot, Degas, Pisarro, Toulouse-Lautrec, Rodin y Gauguin. Un paisaje del impresionista francés Alfred Sisley que participaba en la muestra fue adquirido por el Ayuntamiento de Barcelona por 15.000 francos, 11.280 pesetas de la época. ¡Una cantidad sustanciosa para la época!

Alfred Sisley, El recodo del Loing, 1892

Alfred Sisley, El recodo del Loing, 1892

Teresa Guasch

¿Sabíais que el menosprecio hacia el modernismo favoreció, paradójicamente, que el museo incorporase una colección de artes decorativas muy importante?

Gran parte de esta colección se incorporó a partir de la década de 1960, a causa de exposiciones sobre el modernismo cuando este movimiento era muy infravalorado. A partir de entonces ingresaron conjuntos significativos, entre los que hay que destacar el mobiliario, las alfombras, las lámparas y las marqueterías de Gaspar Homar procedentes del piso principal de la Casa Lleó Morera, en el paseo de Gràcia.

En motivo de la nueva presentación de la colección de arte moderno el fondo de artes decorativas modernistas se ha incrementado notoriamente.

Gaspar Homar, Doncella cogiendo una rama, hacia 1905

Gaspar Homar, Doncella cogiendo una rama, hacia 1905

Mariàngels Fondevila

Enlaces relacionados

Nueva presentación de Arte Moderno, Museu Nacional d’Art de Catalunya

Los interiores modernistas en Barcelona, Itinerario Virtual del Museu Nacional d’Art de Catalunya

Redacció museu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.